Logo Oftalvist Logo Blog
Cirugía de Glaucoma

Cirugía de glaucoma. Técnicas y postoperatorio

El glaucoma es una lesión del nervio óptico que se produce por el aumento de la presión intraocular. Cuanto más alto sea el grado de destrucción de este nervio, mayor será la pérdida de visión.

Importancia de la detección precoz del glaucoma

Para tratar el glaucoma, lo más importante es la detección precoz de la enfermedad. Cuando una persona tiene la tensión alta, lo primero será decidir si necesita tratamiento.

Hay personas que tienen glaucoma y no lo saben, de igual manera hay otros que se están tratando pero no lo necesitan. El objetivo del tratamiento es detener la progresión del glaucoma, reduciendo el valor de la presión intraocular.

Aplicando gotas una o dos veces al día, normalmente es posible controlar los niveles de tensión ocular. Cuando esto no resulta suficiente se utiliza el tratamiento con láser o se recurre a una cirugía de glaucoma.

El glaucoma no manifiesta síntomas, así hay muchos pacientes que no son conscientes de su enfermedad y no son constantes con el tratamiento, lo cual es necesario para que el glaucoma no avance.

Cirugía de glaucoma

La cirugía de glaucoma filtrante consiste en la realización de una fístula que comunique el interior del globo ocular con el espacio subconjuntival, permite así drenar el humor acuoso, y en consecuencia se alivia la tensión intraocular.

Este tipo de cirugías se pueden realizar bajo anestesia tópica y/o subtenoniana, aunque lo más común es colocar una inyección de anestesia por detrás del globo ocular (llamada peribulbar) anestesiando el globo ocular y sus músculos.

En la cirugía de glaucoma se despega la conjuntiva del globo ocular. Después, asegurando una buena hemostasia, se talla una pequeña lámina de la esclera que permita llegar hasta el trabeculado.  Al llegar a este punto, dependiendo de la cantidad de filtración que el cirujano busque, las técnicas serán diferentes.

Técnicas de cirugía de glaucoma

Esclerectomía

Se extrae el resto de la laminilla escleral hasta la membrana del trabeculado, dejando a ésta ilesa, esto permite que el humor acuoso se filtre sin realmente haber penetrado completamente dentro del globo ocular.

Trabeculecítomía

La penetración al globo ocular es completa, incluso se hace una pequeña perforación a nivel de la raíz del iris. Se resecará el espesor completo de la esclera y trabeculado. El caudal que se consigue a través de éste método es mayor.

Esclerotrabeculectomía con o sin implante de válvula express

Esta es la técnica preferida en la actualidad, ya que se trata de una cirugía de glaucoma intermedia entre las dos anteriores. En lugar de resecar la base de la esclera y trabeculado, se coloca una válvula que penetra hasta el interior del globo ocular, pero al filtrar a traves de esta el flujo es más constante y regulado.

En todos los casos se aplican sobre la zona tratada, medicamentos que reducen la tendencia del tejido a la cicatrización, con el objetivo de que la filtración no se vea reducida con el tiempo.

Postoperatorio de la cirugía de glaucoma

Durante el postoperatorio se aplican gotas antinflamatorias y antibióticas, y en los días siguientes a la intervención el paciente debe acudir al oftalmólogo para realizar los controles que aseguren una filtración correcta.

El postoperatorio es diferente en cada persona, por eso su control y tratamiento debe ser personalizado.

Existe la posibilidad de que la fístula se cierre, incluso años después de la intervención. Por esta razón la presión intraocular debe seguir siendo controlada a pesar de que la cirugía de glaucoma haya sido un éxito.

El oftalmólogo vigilará y valorará el estado de la fístula y la reacción cicatrizal de cada paciente.

 

Artículo elaborado por Más qué médicos

Promo Oftalvist

Oftalmología integral avanzada

¡Infórmate!

Valóranos, queremos seguir mejorando

Nuestros pacientes opinan

Haznos una pregunta






He leído y aceptado los términos y condiciones