Cómo prevenir la fatiga ocular en el trabajo

Cada vez es más frecuente atender en las consultas oftalmológicas pacientes con fatiga ocular. Esto es fruto de un mayor uso de los ordenadores, los móviles y las tablets motivado por nuestros hábitos de vida en el entorno laboral.
El término médico para definir la fatiga se llama astenopia. Es la respuesta del ojo frente al esfuerzo muscular excesivo durante un largo periodo de tiempo.

Síntomas de la fatiga ocular ó astenopia

Ahora todo lo leemos a través de nuestros dispositivos electrónicos, principalmente en nuestras oficinas. Además las condiciones de la iluminación o ventilación muchas veces no son las más adecuadas pero, según algunos estudios, nuestra visión se acostumbra.

Un contexto que no es de extrañar dado nuestro cada vez más estilo de vida digitalizado.

Fatiga ocular en el trabajo: ¿sabes cómo prevenirla?

Podemos detectar eso sí que somos susceptibles de padecer fatiga ocular si nuestros ojos presentan algunos de estos síntomas:

  • Escozor y enrojecimiento de los ojos.
  • Mayor sensibilidad al enfocar prolongadamente sobre la luz brillante de una pantalla.
  • Si sus destellos nos producen sequedad ocular o visión borrosa.
  • Visión de manchas en el campo visual o incluso dolores de cabeza, mareos o contractura y dolor cervical.

Todo ello, contribuirá a una pérdida de productividad, además de mayor estrés en nuestras tareas diarias.

Deberemos tener en cuenta también que la presbicia o vista cansada hoy en día aparece mucho antes, precisamente por esta obligación voluntaria o no de estar conectados a todo tipo de soportes electrónicos en todas las facetas de nuestra vida. Incluso ahora se empiezan a ver cataratas a los 45-50 años, diez años antes de lo normal.
Las cataratas y la vista cansada surgen por un problema de enfoque del cristalino que con el paso del tiempo se va opacificando y pierde su capacidad de ver nítidamente objetos que antes sí.

Cómo prevenir la fatiga ocular en nuestro lugar de trabajo

Desde Oftalvist recomendamos seguir algunos consejos para que, en la medida de lo posible, aprendamos a proteger la salud visual de nuestros ojos y hacer más llevadero nuestro día a día en la oficina:

  • Optimizar la iluminación del trabajo habitual.
  • Realizar descansos: descansar la vista cada hora durante cinco minutos. Podemos levantarnos de nuestro sitio y realizar alguna otra actividad prevista o bien mirar por ejemplo a una ventana que tengamos cerca cada cierto tiempo para evitar mirar fijamente siempre el ordenador. O incluso seguir el movimiento de un dedo sin mover la cabeza en horizontal, vertical o circular.
  • Mantener lubricados los ojos para evitar sequedad ocular para mantenerlos hidratados con lágrimas artificiales.
  • Parpadear con cierta frecuencia de forma consciente. Se recomiendan 10 parpadeos completos.
  • Colocar un filtro protector en la pantalla como medida de protección.
  • Tener al alcance de tu vista todo el material de oficina necesario para evitar cambios bruscos de enfoque.
  • Sentarnos correctamente frente el monitor y a una distancia de 50 centímetros con un correcta postura corporal.

Si se tiene no obstante cualquier dolencia visual se deberá acudir lo antes posible al  oftalmólogo de confianza para diagnosticar lo antes posible el mejor tratamiento.

Infórmate de cómo afectan las nuevas tecnologías a la visión de los más pequeños 

Promociones Verano sin gafas