Blog Oftalvist: Lo Último en Salud Ocular
coroides
Inicio » Vivir sin gafas » Todo sobre enfermedades de la Retina » Coroides: ¿Qué es y que pasa si se daña esta parte del ojo?

Coroides: ¿Qué es y que pasa si se daña esta parte del ojo?

La coroides es una parte del ojo muy importante aunque poco conocida. Sin embargo, el correcto funcionamiento del sistema visual también está muy ligado a esta membrana cuya función es la de suministrar los nutrientes necesarios a todas las partes que componen el globo ocular.

La coroides es una capa formada por una multitud de vasos sanguíneos que se encuentra entre la esclerótica (o parte blanca del ojo) y la retina. Está vascularización permite proporcionar oxígeno y otros nutrientes al ojo, principalmente a la retina. Aproximadamente el 70% de la sangre de todo el ojo se encuentra en la coroides.

La coroides contiene melanina, sustancia que produce pigmento, por lo que otra función muy importante de esta membrana es la de absorber la luz a fin de impedir la reflexión de la misma y la visión borrosa.

Capas de la coroides

La coroides está formada por 3 tipos de capas diferentes:

  • Lámina de fusca o espacio supracoroideo: que es la unión entre la esclera, y todos sus capilares, y la coroides.
  • Lámina externa o estroma: contiene venas y arterias, así como células pigmentadas, conocida como la capa de Haller.
  • Lámina capilar: conocida como la capa de Sattler.
  • Lámina basal: donde se encuentra la membrana de Bruch, que es una capa homogénea encargada del aporte nutritivo de la retina.

Causas de lesiones o roturas de la coroides

Las características anatómicas del ojo podrían provocar con relativa facilidad la rotura de la coroides, como por ejemplo por un traumatismo.

Un impacto fuerte en el ojo puede causar inflamaciones, edemas en los párpados y córnea, así como una hemorragia intraocular. Sin embargo, una de las lesiones más comunes en este tipo de golpes es la rotura coroidea.

Esta lesión se produciría alrededor del nervio óptico o zona macular, que es la parte más importante del ojo y responsable de nuestra visión central.

Por tanto, sería urgente una revisión y valorar en detalle con pruebas de fondo de ojo la gravedad del traumatismo y si ha habido rotura coroidea para prevenir daños como la pérdida parcial o total de la visión.

Síntomas que indican un problema en la coroides

  • Enrojecimiento ocular.
  • Pérdida de visión.
  • Dolor en el ojo.
  • Sensibilidad a la luz.
  • Miodesopsias o moscas flotantes.

Enfermedades que afectan a la coroides

Uveítis

Esta enfermedad es la que con mayor frecuencia afecta a la coroides. Ocurre cuando se produce una inflamación en la úvea (capa media del ojo) y responsable de suministrar la mayor parte del flujo sanguíneo al ojo, siendo la coroides la parte posterior de la úvea.

Los factores de riesgo principales son infecciones sistémicas y enfermedades autoinmunes . Puede afectar a uno o a los dos ojos.

La uveítis se puede clasificar en tres tipos según su localización.
La uveítis posterior ( coriorretinitis) puede tener asociadas enfermedades como la toxoplasmosis, sífilis, tuberculosis o el virus del herpes.

Otros tipos de uveítis como la anterior o intermedia se producen por una inflamación en el iris, cuerpo ciliar o vítreo. Los síntomas principales son visión borrosa y sensibilidad a la luz. Si bien con la anterior sí podemos notar dolor, con la intermedia se experimenta en mayor medida la presencia de moscas volantes o miodesopsias, así como distorsión de las imágenes.

Las causas pueden ser algunos tipos de bacterias, infecciones causadas por parásitos, así como cirugías o traumatismos que generen inflamación.

¿Te interesa lo que estás leyendo?

Suscríbete y conoce todos nuestros consejos para cuidar tus ojos

Melanoma

El melanoma de coroides o melanoma coroideo es un tumor ocular maligno que se presenta con mayor predisposición en personas adultas, a partir de los 50 años, principalmente de piel y ojos claros, aunque también puede tener un componente hereditario.

Se trata de una tumoración que crece desde la coroides hacia el exterior o interior de los ojos.

En una primera fase no suele presentar síntomas pero puede detectarse en una exploración ocular rutinaria del fondo del ojo.

En estadios más avanzados los síntomas suelen ser fotopsias, presencia de miodesopsias o incluso, en casos más severos, provocar la aparición de cataratas, de un desprendimiento de retina, sangrados y pérdida de visión, así como de una macha oscura en la esclerótica.

Al tratarse de un cáncer, una vez diagnosticado es vital realizar un seguimiento de la evolución y extensión del tumor junto con la colaboración de un especialista en oncología.

Hemangioma de coroides

Esta enfermedad es un tipo de tumoración benigna intraocular cuando hay crecimiento en espacios vasculares en la capa posterior del ojo.

Se produce como consecuencia de una acumulación de líquido por debajo de la retina. El paciente experimenta baja agudeza visual, ausencia de enfoque de los objetos y distorsión de los mismos.

Es necesario la realización de una exploración diagnóstica del fondo de ojo para pautar un correcto tratamiento que suele llevarse a cabo mediante terapia fotodinámica con la aplicación de un láser y la inyección de un fármaco endovenoso.

¿Te ha parecido interesante esta entrada? ¡Puntúala!
(Votos: 3 Promedio: 3.3)