Blog Oftalvist: Lo Último en Salud Ocular
dacriocistitis
Inicio » Enfermedades oculares » Dacriocistitis aguda o crónica ¿Cómo es el tratamiento?

Dacriocistitis aguda o crónica ¿Cómo es el tratamiento?

La dacriocistitis es una enfermedad del ojo que se produce por una inflamación en el saco lagrimal y puede afectar tanto a adultos como a recién nacidos.

El diagnóstico precoz es fundamental para valorar de forma inmediata un tratamiento ¿Cómo se cura? Te explicamos más sobre esta patología, síntomas, tipos y soluciones.

La dacriocistitis suele ser en la mayoría de los casos leve y se trata de una inflamación del saco lagrimal como consecuencia de una obstrucción del conducto nasolagrimal.

Esta situación impide que las lágrimas sean drenadas adecuadamente y se acumulen siendo expulsadas por el ojo, lo que puede provocar una inflamación y a continuación una infección.

 Su incidencia es mayor en mujeres entre 40 y 50 años y suele evolucionar en el 50% de los casos como dacriocistitis aguda.

En recién nacidos la frecuencia es menor, si bien es cierto que en el 90% de los casos que padecen esta patología, se resuelve por sí sola.

Tipos de dacriocistitis

Aguda

Este tipo de dacriocistitis aparece de forma repentina en forma de inflamación entre la parte interna del ojo y la nariz.

Se asocia con edema en la zona que rodea al lagrimal, gran dolor y supuración. Es importante acudir a un especialista oftalmólogo para una diagnóstico precoz ya que pese a no ser grave en una primera fase sí podría comprometer la visión más adelante acarreando posibles complicaciones.

Crónica

En este caso el lagrimeo es continuo y suele ser el tipo más frecuente, más conocido como rija.

Este proceso ocurre como consecuencia la colonización crónica de gérmenes que desencadena episodios inflamatorios.

Esta vez, los síntomas son algo más leves como el enrojecimiento común de los ojos.

Dacriocistitis en el recién nacido

Esta dacriocistitis congénita se produce en el momento del parto al producirse una estrechamiento u obstrucción del conducto lagrimal ante la presencia de una membrana que evita drenar las lágrimas del bebé.

No es necesaria ninguna intervención ya que entre los 9 y 12 meses de edad esta situación desaparece de forma espontánea. Suele afectar al 1% de los neonatos.

¿Cuáles son las causas?

La causa principal de la dacriocistitis suele ser un episodio secundario tras una obstrucción del conducto nasolagrimal, lo que se conoce como dacrioestenosis.

Esta obstrucción puede producirse por los siguientes motivos:

  • Tumoraciones.
  • Traumatismos faciales.
  • Pólipos nasales.
  • Dacrioestenosis congénita residual.
  • Cirugía nasal previa como por ejemplo por desvío de tabique nasal.
  • Rinitis hipertrófica.
  • Infecciones causadas por las siguientes bacterias: Streptococcus pneumoniae, Staphylococcus aureus y  Pseudomonas aeruginosa.

¿Qué síntomas provoca?

Los síntomas dependen del tipo de dacriocistitis que padezca el paciente.

Por tanto, en una de tipo aguda se suele observar como se ha comentado anteriormente edema, eritema o enrojecimiento de la piel, importante dolor y supuración en la zona ocular, lagrimeo abundante o epifora, así como la posibilidad de que el saco lagrimal se rompa y se fistulice.

En el caso de la dacriocistitis de tipo crónico, el paciente nota principalmente pesadez en la zona del saco lagrimal, aparición de conjuntivitis y no excesivo dolor a menos que se produzca algún tipo de infección.

Por último, en el recién nacido, se podrá observar mucosidad o pus en los ojos del bebé, inflamación del párpado inferior y enrojecimiento de la conjuntiva. También puede que notemos la zona de la piel algo más escamosa.

¿Cómo se trata la dacriocistitis?

Para evitar cualquier complicación la detección precoz de la enfermedad por parte de un oftalmólogo especializado en vías lagrimales es importante.

 Los tratamientos generales son los siguientes:

  • Aplicar comprensas calientes.
  • Masajes suave por la zona afectada.
  • Analgésicos.
  • Incisión y drenaje.

En el caso de dacriocistitis aguda se recomiendan antibióticos por vía oral y tópica. Y si fuera necesario, por vía intravenosa. Se suele recomendar una vez curado este tipo de dacriocistitis, para conseguir el bloqueo, la cirugía mediante dacriocistorrinostomía.

Por su parte, cuando existe una dacriocistitis crónica la cirugía es el tratamiento por excelencia:

  • Dacriocistorrinostomía: cirugía que ayuda a crear un conducto nuevo de drenaje entre el saco lagrimal y la nariz.
  • Dacriocistectomía que consiste en la extirpación parcial o total del saco lagrimal. Se realiza mediante anestesia local y sedación.
  • Cánula quirúrgica: se utiliza para eliminar la obstrucción del conductor lagrimal mediante un cable muy fino. Esta técnica se emplea habitualmente en niños.

Para los recién nacidos, en los casos en los que fuera necesario, se suele recurrir al sondaje de la vía lagrimal, o bien a la compresión del saco lagrimal.

¿Te interesa lo que estás leyendo?

Suscríbete y conoce todos nuestros consejos para cuidar tus ojos

Resultados de la operación

Los resultados tras cualquier operación realizada por dacriocistorrinostomía puede valorarse a partir del mes y medio tras la cirugía.

El porcentaje de éxito y resolución de esta enfermedad mediante estas técnicas quirúrgicas se sitúa por encima del 90% de los casos.