Blog Oftalvist: Lo Último en Salud Ocular
derrame-ocular
Inicio » Enfermedades oculares » Derrame ocular ¿Qué pasa si no se trata a tiempo?

Derrame ocular ¿Qué pasa si no se trata a tiempo?

Artículo escrito por la doctora Eva Delgado de la Unidad de Retina del Grupo Oftalvist.  

 Cuando hablamos de derrame ocular podemos estar haciendo referencia a diferentes patologías oculares, que pueden ir desde problemas sin importancia y sin repercusión para la visión, hasta enfermedades oculares que de no ser tratadas a tiempo pueden dar lugar a la pérdida irreversible de la visión. Lo explica la doctora Eva Delgado. 

En primer lugar y por su frecuencia, nos referimos como derrame ocular a aquellas hemorragias que aparecen debajo de la capa más externa del ojo , la conjuntiva, y que están provocadas por la rotura de pequeños capilares.

Estas hemorragias pueden ser más o menos intensas, pero incluso en las de gran tamaño, que pueden resultar a simple vista muy aparatosas y alarmantes , no tienen importancia para la visión.

La mayor parte de las veces, se producen por pequeños traumatismos que pasan desapercibidos, o por elevación brusca de la tensión arterial (esfuerzos como tos o estornudos) pero en otras ocasiones, y fundamentalmente cuando son repetitivas, pueden tener como trasfondo, la presencia de una hipertensión arterial no diagnosticada o mal controlada, problemas de coagulación, tratamiento con determinados fármacos, diabetes o anemia. No tienen relación con la tensión ocular.

Generalmente aparece una pequeña mancha roja en la esclerótica, no suelen acompañarse de dolor salvo en casos más extensos, aunque pueden presentar sensación de cuerpo extraño o pequeña irritación ocular. Curan en pocos días y no precisan de tratamiento, salvo lagrimas artificiales.

En aquellos casos en los que sean muy repetitivas, intensas, se acompañen de visión borrosa o dolor, es conveniente consultar con el oftalmólogo.

Existen otras enfermedades oculares menos frecuentes pero que por su importancia para la visión debemos diagnosticarlas a tiempo, y que podemos incluirlas dentro de los “derrames oculares internos”.

Hemorragia vítrea

Se trata también de una hemorragia pero al contrario de las primeras superficiales comentadas anteriormente, éstas se producen en el interior del ojo, más concretamente en la cavidad vítrea.

Este tipo de hemorragias se caracterizan porque el aspecto externo del ojo es normal, y el paciente lo que nota es una pérdida brusca de visión.

En estos casos es importante acudir cuanto antes al oftalmólogo porque, según sea la causa que la haya provocado y su gravedad, necesitará tratamiento médico.

Pueden aparecer en personas diabéticas, hipertensas, o con enfermedades oculares como la miopía, los desprendimientos de retina, etc.

Desprendimiento de retina

No es frecuente que nos refiramos al desprendimiento de retina como un “derrame ocular”, pero al igual que en las hemorragias vítreas, también se produce una pérdida brusca de visión, sin dolor y el aspecto externo del ojo es normal.

Es fundamental acudir al oftalmólogo cuanto antes porque precisa tratamiento urgente ya que de lo contrario, provocará una pérdida irreversible de visión.

Hemorragias en la retina

Las hemorragias retinianas agudas también producen pérdida indolora de visión con aspecto ocular externo normal.

Las causas son muchas, por ejemplo, trombosis de venas retinianas, degeneración macular asociada a la edad, alta miopía, etc.

Al igual que en cualquier proceso en el que se produzca una pérdida brusca de visión, es imprescindible consultar con el oftalmólogo cuanto antes para poder realizar el diagnóstico y tratamiento necesarios y así evitar la pérdida irreversible de la visión que por desgracia puede ocurrir en algunas de éstas enfermedades.

Causas de un derrame ocular

Dependiendo del tipo de enfermedad ante la que nos encontremos, las causas serán variables.

En el caso de las hemorragias vítreas, las causas más frecuentes son el desprendimiento de vítreo, la diabetes, la hipertensión arterial, o los traumatismos.

Las hemorragias retinianas también pueden ser debidas a hipertensión arterial, diabetes, trombosis de venas retinianas , degeneración macular asociada a la edad o traumatismos.

¿Qué síntomas provoca?

Los derrames oculares externos hacen que el ojo aparezca rojo, pero no suelen acompañarse de molestias oculares importantes, salvo sensación de “arenilla” o quemazón, pero la visión no se afecta.

En los “derrames oculares internos” el aspecto externo del ojo es normal, y se caracterizan sobretodo porque producen una pérdida brusca de visión en mayor o menor grado, y que puede afectar o a la visión central o a toda ella, dependiendo de la causa que lo provoque.

¿Cómo es el diagnóstico de un derrame ocular?

En los derrames externos, el diagnóstico se realiza en la consulta prácticamente a simple vista, y de forma sencilla.

Para los internos deben realizarse más pruebas para las que se necesitan la dilatación pupilar.

El diagnóstico requiere el estudio del fondo de ojo y en ocasiones la realización de otro tipo de pruebas , como fotografías del fondo, o tomografías de la retina, la mayoría se realizan en la misma consulta. No son invasivas ni dolororas .

¿Cómo es la intervención?

En los derrames externos no es preciso la realización de ningún tratamiento.

Por el contrario en los internos podemos necesitar realizar desde tratamientos quirúrgicos por medio de láser o mediante cirugía como la vitrectomía.

En los casos de degeneración macular , trombosis o en la diabetes vamos a necesitar tratamientos médicos mediante la administración intravitrea de fármacos que nos ayudan a reducir y eliminar las hemorragias .

Eva Delgado - Inyeccion intravitea

¿Cómo es el postoperatorio?

En el caso de la vitrectomia, la cirugía suele necesitar un tratamiento mediante gotas durante un mes, al menos.

A veces es necesaria adoptar una postura determinada de la cabeza que frecuentemente puede ser bocabajo, y que será muy importante cumplir, sobretodo cuando dependiendo de la enfermedad, se haya tenido que dejar el ojo lleno de gas .

Es normal que el ojo se ponga rojo y moleste los primeros días.

Por el contrario, en las inyecciones vítreas, tendremos que adoptar medidas higiénicas para evitar el riesgo de infección , pero no suele ser necesario la realización de ningún tratamiento tras la inyección.

¿Es necesario una baja laboral para esta intervención?

La vitrectomia se considera cirugía mayor y normalmente precisa de un periodo de baja laboral que dependerá de la enfermedad.

Por el contrario, las inyecciones intravitreas no suelen requerirlo.

¿Te interesa lo que estás leyendo?

Suscríbete y conoce todos nuestros consejos para cuidar tus ojos

Un derrame ocular ¿Hay probabilidad de que vuelva a ocurrir?

A veces, dependiendo de la enfermedad, es necesaria la realización de varias intervenciones para conseguir controlarla.

Por este motivo es muy importante cumplir con el seguimiento y tratamiento postoperatorio

Si tengo derrame macular en un ojo ¿Puedo tenerlo a la vez en el otro o es indiferente?

Por los estudios con los que contamos, sabemos que cuando una persona padece degeneración macular en un ojo, tiene un riesgo mayor de presentarla también en el otro ojo, pero la probabilidad es baja.

Por eso en los controles de la enfermedad, es importante revisar también el ojo sano.

Recibe lo último en salud ocular

Ebook sobre la Retina
Somos especialistas en Retina y Mácula
Promo Oftalvist
Tratamientos personalizados
¡te informamos!