Logo Oftalvist Logo Blog
Detección precoz para nuestros mayores

Detección precoz en la visión para nuestros mayores

Detección precoz en la visión para nuestros mayores
Valoración

Conforme pasan los años el tiempo va dejando su huella en nuestro cuerpo y, como consecuencia, también en nuestros ojos ya que perdemos elasticidad y el tejido ocular tiende a romperse.

No tiene por qué suponer una pérdida de nuestro bienestar y calidad gracias a los nuevos avances y técnicas oculares, no obstante, siempre es bueno conocer los síntomas para una pronta detección precoz que afecte lo menos posible a nuestra visión.

Incluso en el caso de las personas que han disfrutado de una visión y salud ocular perfectas toda la vida, el riesgo de sufrir complicaciones importantes aumenta con la edad. En este sentido, la pérdida lenta y gradual de la visión en parte afecta principalmente a nuestra movilidad  en edad madura incrementando el riesgo de caídas de personas mayores.

¿De qué manera afecta la edad a nuestros ojos?

A continuación una serie de síntomas que conviene tener en cuenta y acudir lo antes posible a su oftalmólogo de confianza:

  • Reducción del tamaño de la pupila: Conforme envejecemos, los músculos que reaccionan ante la luz y controlan el tamaño de la pupila pierden fuerza. Como consecuencia el tamaño de la pupila disminuye y le cuesta adaptarse a la iluminación ambiental. Por eso, las personas mayores de 60 años necesitan más luz de lo habitual, normalmente tres veces más, de una persona joven de 20 años. De igual modo, también son más susceptibles de sufrir deslumbramientos en lugares de luz tenue, como por ejemplo, en el cine.
  • Afección de ojo seco: conforme vamos envejeciendo nuestros producen menos lágrimas y en el caso de las mujeres, principalmente tras la menopausia.
  • Pérdida de visión periférica: en la edad madura también se produce una pérdida de visión periférica ya que el tamaño de nuestro campo visual decrece aproximadamente entre uno y tres grados por cada década de la vida. Cuando llegamos a los casi 80 años, se puede haber experimentado una pérdida del campo visual periférica de entre 20 y 30 grados.
  • Pérdida de percepción cromática: la sensibilidad de las células en la retina que son las responsables de una visión del color disminuye a medida que envejecemos haciendo que los colores se vuelvan menos brillantes y el contraste entre diferentes colores menos perceptible.
  • Desprendimiento de vítreo: el vítreo es la sustancia gelatinosa que se encuentra en el interior del ojo, empieza a licuarse y separarse de la retina haciendo que percibamos esas características “moscas volantes” y en ocasiones, destellos de luz. Un desprendimiento puede parece inicialmente inofensivo pero los síntomas pueden indicar un desprendimiento de retina, una patología ocular que si no se trata a tiempo puede causar en el peor de los casos ceguera.
Promo Oftalvist

Oftalmología integral avanzada

¡Infórmate!

Valóranos, queremos seguir mejorando

Nuestros pacientes opinan

Haznos una pregunta






He leído y aceptado los términos y condiciones


error: Content is protected !!