Logo Oftalvist Logo Blog

El fenómeno sinestésico: ver para sentir

La palabra “sinestesia”, al contrario que “anestesia” (ninguna sensación), se refiere a un fenómeno de unión de sensaciones. Esto se traduce en que algunas personas experimentan sentidos mezclados: por ejemplo, ver colores mientras escuchas una canción o apreciar sabores cuando alguien te habla. ¿Te ha sucedido alguna vez algo parecido? Sí la respuesta es sí, es muy probable que seas sinestésico. En este post te contamos en qué consiste esta curiosa asociación.

 

La sinestesia significa unión de sensaciones. Algo así como una  comunicación inusual entre los sentidos que permite ver los sonidos, oír los colores o saborear los números. Su frecuencia se da en una de cada dos mil personas. Algunos estudios muestran que se da más entre las mujeres que entre los hombres y con mayor frecuencia en individuos zurdos, aunque se desconoce la razón de estas diferencias.

Por otro lado, se ha sugerido que la sinestesia podría tener un componente genético, ya que parece darse con frecuencia en varios miembros de una misma familia.  Algunos científicos piensan que la sinestesia podría adquirirse durante las etapas tempranas del desarrollo, a fuerza de asociar ciertos estímulos una y otra vez. El pasado noviembre, un equipo de la Universidad de Sussex (Reino Unido) demostró que los adultos pueden adquirir temporalmente una cierta capacidad sinestésica a través del entrenamiento. Al finalizar un programa de nueve semanas aprendiendo a asociar letras con colores, los participantes en el estudio realmente veían las letras de colores, incluso fuera del laboratorio (estudio publicado en la revista Scientific Reports)

Además, la sinestesia puede implicar a cualquiera de los sentidos. Una de las asociaciones más frecuente en los sinestésicos es la de las letras o números coloreados, aunque también hay personas sinestésicas que oyen sonidos en respuesta a olores, que perciben olores en respuesta al tacto, o que el concierto de violín de Beethoven le sabe a chocolate.

En este sentido, esta condición de algunas personas puede llegar a ser muy enriquecedora y fuente de creatividad artística. Hay numerosos casos confirmados o probables de creadores sinestésicos, como los escritores Vladimir Nabokov o Joanne Harris, la autora de Chocolat; pintores como Vincent Van Gogh, Wassily Kandinsky o David Hockney; músicos como Nikolai Rimsky-Korsakov, Franz Liszt, Leonard Bernstein, Duke Ellington o, más recientemente, Stevie Wonder, Billy Joel o Pharrell Williams, el autor de Happy; científicos como Richard Feynman o Nikola Tesla; actores como Geoffrey Rush o Marilyn Monroe.

La psicóloga y neurocientífica del Departamento de Psicobiología de la UCM Helena Melero, ha dirigido otro estudio que repasa también otras formas de sinestesia más desconocidas, como la de quienes sienten el tacto ajeno en la propia piel, o la capacidad de ver las palabras de la persona que habla como subtítulos en el espacio. Melero piensa que la sinestesia podría explicar ciertos fenómenos popularmente considerados paranormales, por ejemplo, el de los individuos que dicen ver el aura de otros. “Yo tengo clarísimo que eso es una sinestesia”, afirma. En este sentido recalca, que pese a lo fascinante y desconocido, se trata ante todo de un fenómeno y no de una patología.

 

Promo Oftalvist

Oftalmología integral avanzada

¡Infórmate!

Nuestros pacientes opinan