Logo Oftalvist Blog Clínicas Oftalvist
Exotropía o exoforia: qué es, causas y tratamiento

Exotropía o exoforia: qué es, causas y tratamiento

Exotropía o exoforia: qué es, causas y tratamiento
4.5 (90%) 2 votos

Los ojos deben trabajar de manera conjunta, manteniendo la alineación para que la visión sea correcta. Cuando se presentan desviaciones de los ojos hacia afuera, estamos ante un problema conocido como exotropía o exoforia.

¿Qué es la exotropía o exoforia?

La exotropía o exoforia es una alteración del ojo que se caracteriza por la desviación de los ojos hacia afuera. Es lo opuesto a la esotropía (ojos cruzados).

Tipos de exotropía

Existen diversos tipos de exotropía:

Exotropía congénita

Es el desvío hacia afuera en los ojos de los niños o estrabismo infantil, desde recién nacidos o temprana edad. Los ojos cruzados son más comunes en los recién nacidos, que la exotropía.

Cualquier desviación en los ojos de los bebés hacia afuera que se presente de manera constante, debe ser evaluada por un médico oftalmólogo, para determinar la causa y descartar que no exista otro problema. 

Exotropía intermitente

Quienes sufren de exoforia intermitente pueden presentar una desviación ocular hacia afuera de manera ocasional, cuando están cansados, enfermos, después de consumir alcohol, o están muy relajados.
La solución es tan simple como volver a enfocar la visión.

Comienza presentándose de manera ocasional, pero con el tiempo puede aumentar su frecuencia, hasta volverse constante.

Exotropía sensorial

La exotropía en un ojo con visión pobre, se conoce como exotropía sensorial. El ojo con menos visión no puede trabajar de manera conjunta con el otro, por esta razón tiende a desviarse hacia afuera.

Este tipo de exoforia puede ocurrir a temprana edad en niños con poca visión, o puede ser adquirida más tarde como consecuencia de una pérdida de visión.

Exotropía consecutiva

Este tipo de exotropía se presenta después de una cirugía de estrabismo. Puede ocurrir inmediatamente tras la intervención, o incluso años después de realizarla.

Causas de la exotropía

La causa exacta de la exotropía se desconoce. Existen diversas teorías etiopatogénicas como:

  • Factores mecánicos o anatómicos de la órbita.
  • Anomalías inervacionales, tales como exceso de divergencia tónica o insuficiencia de convergencia.

Síntomas de la exotropía

En gran parte de los casos los primeros síntomas de exotropía se manifiestan durante la infancia. Aparece de manera intermitente, y se hace más notoria cuando el niño mira algo desde la distancia.

Es importante vigilar a los niños para notar cualquier signo de afección ocular. Los síntomas de la exoforia que se pueden observar son:

  • Frotamiento de los ojos de manera excesiva.
  • Tapar o cerrar un ojo para mejorar la visión.
  • Aumento de la sensibilidad a la luz.
  • Visión borrosa o doble.

Diagnóstico de la exotropía

En el caso de los niños, son los padres y/o miembros de la familia los primeros en notar los síntomas de exotropía en el pequeño. Cuando este problema se desarrolla más adelante, el cambio en los ojos es notorio ante el espejo, o después de presentar algún síntoma.

Pruebas oculares para detectar la exotropía

Ante la sospecha de exotropía en un bebé, el oftalmólogo hará brillar una luz en los ojos del pequeña para observar si la luz se refleja desde el mismo lugar en cada una de las pupilas. En los niños de más edad se realiza un examen ocular más a fondo.

Los exámenes que se realizan para determinar la presencia de la exoforia pueden ser:

  • Prueba de oclusión: se lleva a cabo para evaluar la desviación.
  • Examen de motilidad ocular: se comprueba la capacidad de movimiento del ojo.
  • Examen de agudeza visual: se mide el grado en el que puede verse afectada la visión. Siendo la agudeza normal de la visión 20/20.
  • Alineación y enfoque: con esta prueba se detectan problemas que impiden que los ojos puedan enfocar adecuadamente, o que dificultan el uso de ambos ojos juntos.
  • Refracción: gracias a este examen es posible determinar la potencia de la lente que necesita el paciente para compensar los defectos refractivos que padezca.

Tratamiento de la exotropía

En los casos leves, el tratamiento de la exoforia consiste comúnmente en el uso de gafas graduadas, y la realización de ejercicios oculares. Las gafas se indica principalmente en paciente con miopía.

Cuando la exotropía es de moderada a severa en niños, puede recomendarse el uso de un parche ocular. Generalmente los parches se utilizan en niños con exotropía y ambliopía.

Si los métodos anteriores fallan se puede recurrir a una cirugía del músculo ocular.

Durante la cirugía el músculo del ojo se expone, haciendo una pequeña incisión a través del tejido que lo cubre. Los músculos implicados en el problema de exotropía se posicionan para permitir un movimiento adecuado del ojo.

Es procedimiento se realiza generalmente utilizando anestesia general. Después de la intervención se pueden recetar analgésicos, antibióticos para prevenir infecciones y gotas esteroidales o pomadas para disminuir la inflamación.

Prevención de la exotropía

La exotropía no se puede prevenir, por esta razón es necesario detectarla de manera precoz para  evitar daños permanentes en el ojo.

Es importante acudir al oftalmólogo ante la observación de signos de exotropía, es el profesional indicado para realizar las pruebas necesarias para un diagnóstico adecuado, y para dar el tratamiento correcto en cada caso.

Artículo elaborado por Más que Médicos

Operación de miopía 100% Láser
¡Te informamos!
No pierdas de vista lo último en salud ocular

Oftalmología integral avanzada
Promo Oftalvist
Con la seguridad de un gran hospital
visita la web
Nuestros pacientes opinan
Promo Oftalvist


error: Contenido protegido