Logo Oftalvist Blog Clínicas Oftalvist
Lagrimeo de ojos: por qué se produce

Lagrimeo de ojos : causas y tratamiento

Lagrimeo de ojos : causas y tratamiento
4.9 (98%) 10 votos

El lagrimeo de ojos constante puede ser el resultado de un incremento de la producción de lágrima o un fallo en la evacuación (epífora).

¿A qué llamamos lagrimeo?

El lagrimeo se debe a la hipersecreción lagrimal o, lo que es lo mismo, la excesiva producción de lágrima. Por tanto, existe un desequilibrio entre la producción y la eliminación de la lágrima del sistema ocular.

A priori no produce ningún daño desde su aparición pero sí causa alguna molestia en aquellos que lo padecen.

 Causas del lagrimeo de ojos

Las posibles causas son algunos trastornos que pueden provocar un exceso de producción de lágrima:

  • Sequedad ocular: produce irritación y, como respuesta a esa irritación, una sobreestimulación de la glándula lagrimal.
  • Malposición del párpado: entropión o ectropión.
  • Triquiasis o distriquiasis.
  • Alteraciones neurológicas.
  • Enfermedades que ocurren en la superficie ocular como conjuntivitisqueratitis o úlceras corneales.
Ectropión ocular: tipos y tratamiento
El ectropión ocular puede causar lagrimeo excesivo.

Síntomas del lagrimeo de ojos

El lagrimeo es, por sí mismo, un síntoma de los trastornos enunciados anteriormente, pero según sea el proceso concreto que lo provoque, se puede acompañar de otros síntomas como:

  • Inflamación
  • Dolor y/o irritación
  • Ojos seco
  • Secreción.

Estos síntomas puede empeorar cuando los ojos se exponen al frío, viento, calor seco o al humo.

Diagnóstico del lagrimeo de ojos

Algunas de las pruebas comunes que un oftalmólogo especialista puede realizar es:

  • Tinción de la superficie ocular para una visualización detallada de la córnea. Se pueden detectar por ejemplo así úlceras corneales.
  • Test de Schirmer: se colocan pequeñas tiras de papel de filtro en los párpados inferiores de ambos ojos a fin de cuantificar la producción de lágrimas del paciente.
  • Exploración de la superficie ocular con lámpara de hendidura.

Será fundamental también conocer el historial médico y su testimonio sobre el origen de aparición de los primeros síntomas de forma detallada.

Test de Schirmer: prueba para detectar el síndrome de ojo seco

¿Es los mismo el lagrimeo que una epífora ocular?

La epífora es el término médico para referirse a la dificultad o impedimento del drenaje de las lágrimas.

Esta alteración obstructiva puede localizarse a diferentes niveles.

Obstrucción orbicular 

El paso de las lágrimas puede ser insuficiente cuando existe por ejemplo un fallo de un mecanismo de la bomba de drenaje producido por una parálisis facial que impide la evacuación.

Obstrucción del punto lagrimal 

Se debe, raramente, a una ausencia congénita de los mismos y más frecuentemente a una malposición que al no situarse en correcta aposición con el globo, no permite el drenaje adecuado. Esto puede suceder con la existencia de un ectropión o un entropión, así como con casos de blefaritis. Su tratamiento es quirúrgico.

Obstrucción del canalículo 

El impedimento puede deberse a su ausencia congénita, a la existencia de un cuerpo extraño, como por ejemplo una pestaña, a un traumatismo o a una inflamación.

Obstrucción del saco lagrimal 

Se produce como una anomalía congénita o como consecuencia de una inflamación o dacriocistitis.

Tratamiento del lagrimeo de ojos

El tratamiento depende de la causa de este lagrimeo que sufre el paciente. En ocasiones puede requerir un simple colirio antibiótico para solucionar el problema, como en el caso de la conjuntivitis.

En otras, debe necesitar hasta una intervención quirúrgica para corregir una mala posición palpebral o una obstrucción de la vía de drenaje lagrimal. La cirugía más conocida en este último caso se llama dacriocistorrinostomía.

Si este lagrimeo es causado por un defecto de visión no corregido, se debe llevar a cabo una correcta graduación mediante gafas y lentillas o cirugía refractiva.

Una vez tratado el problema, ya sea con antibióticos o mediante cirugía, según la gravedad del caso, en gran parte , el paciente puede realizar con total normalidad su vida cotidiana.

Debemos tener en cuenta que en general el lagrimeo no supone un motivo para acudir a urgencias. Por esto, se debe acudir a un especialista en oftalmología si sufrimos los síntomas expuestos.

Tratamiento de Luz Pulsada IPL
Promo Oftalvist
Acaba con los síntomas del ojo seco
¡te informamos!
¡Suscríbete a la newsletter!

No pierdas de vista lo último en salud ocular

Oftalmología integral avanzada
Promo Oftalvist
Con la seguridad de un gran hospital
visita la web
Unidad de Ojo Seco