Logo Oftalvist Logo Blog
Misión Togo Portada

Entrevista al Dr. Juan Carlos Elvira, de misión en Togo

“Las cataratas son primera causa de ceguera reversible en los países subdesarrollados”

El Doctor Juan Carlos Elvira, oftalmólogo de la Unidad de Retina y Mácula de Oftalvist y jefe de servicio del Hospital de Vinalopó (Elche), nos describe su reciente misión humanitaria en una pequeña localidad de Togo llamada Dapaong (África), en colaboración con la ONG ACCI (Asociación contra la ceguera internacional).

¿Cómo surge esta iniciativa humanitaria?

Al igual que muchos compañeros de Oftalvist, como el Dr. José Joaquín Muñoz,  el Dr. José Luis Rodríguez Prats  o la Dra. Paz Orts, decido unirme este año a ACCI para una expedición a África.

Esta asociación tiene su origen en compañeros oftalmólogos de Elda, que llevan ya 17 ediciones de campañas de cirugía ocular allí, destacando al Dr. José Vélez, Guillermo Porras, a Pablo Vélez, coordinador y organizador de las distintas expediciones.

En esta ocasión también participó, al igual que el año pasado, el Dr. Toni Duch, de Valencia. A diferencia de anteriores ocasiones, no tuvimos reuniones con líderes políticos de la zona.

¿Cuál es el objetivo de la expedición humanitaria?

La misión tenía por primer objetivo hacer una campaña de cirugía de cataratas, primera causa de ceguera reversible en los países subdesarrollados, en la que además de médicos también participaron enfermeras anestesistas y auxiliares.
Además, diferentes optometristas con su propia fundación también se sumaron a este proyecto que ACCI lleva tanto años desempeñando en Dapaong.

Por su parte, los optometristas también  realizaron campañas de tratamiento y prevención de enfermedades infecciosas como el tracoma. Informaron  a núcleos poblacionales de cómo intentar reducir la transmisión de esta enfermedad.

También colaboraron farmacéuticos con formación de analistas para enseñar técnicas de diagnóstico tanto en analítica de sangre como orina. Asimismo, se dotó  de material escolar para escuelas de varios núcleos poblacionales.


 ¿Cuántas cirugías oculares se consiguieron realizar durante esta misión?

Realizamos 157 cirugías oculares en una semana mediante técnica de facoemulsificación, y cuando no fue posible extracapsular o incluso intracapsular dada la complejidad de alguno de los casos.

El objetivo inicial en la medida de lo posible era hacer la cirugía tradicional  que realizamos en los quirófanos de nuestros hospitales.


¿La infraestructura que disponen allí es muy diferente de la que tenemos en nuestros centros oftalmológicos?

Pese a las circunstancias, los medios eran muy adecuados. Se procedía a una esterilización como en nuestras clínicas, con facoemulsificadores, microscopios y material similar al aquí disponible.
La donación y compra de fungibles, como lentes o viscoelásticos, tanto por casas como por donaciones particulares permitió que no faltara material para todas esas cirugías.

¿Cuál fue el protocolo quirúrgico a seguir?

A los pacientes se les informó de las fechas en las que debían acudir para una exploración ocular en consulta donde eran diagnosticados uno por uno informándoles si era posible un tratamiento para su patología ocular.

¿Cómo describirías la experiencia? 

En mi caso esta es la tercera vez que voy a campañas solidarias en África.
La primera vez fue en Ghana (con los doctores J.Javaloy, y J. L Rodríguez Prats), la segunda en Burkina-faso (con doctores J. Javaloy, Gonzalo Muñoz y de nuevo J.L.Rodríguez Prats).

De todas ellas pero en particular en esta tercera expedición, destacaría la calidad humana, alegría, positividad, entrega del grupo con el que compartí esta experiencia,  ya que en esta ocasión el grupo era más numeroso.
El viaje es largo y duro, y la convivencia con un grupo amplio hace todo mucho más ameno.
Además,  el apoyo entre todos es excepcional en todos los aspectos.

Por otro lado, intervenir a pacientes realmente muy necesitados por sus cataratas bilaterales tremendamente desarrolladas implica el poder dar visión a pacientes prácticamente ciegos, y sin posibilidad real de cambiar esa situación dado los medios allí disponibles.

Evidentemente, en aquellas circunstancias, nadie pregunta por sus riesgos con la intervención, algo tan frecuente aquí en nuestro medio.

En poco tiempo, en torno a una semana, se interviene a mucho paciente tremendamente necesitado de esta cirugía. La mayoría puede recuperar visión,  pese a depender de otras patologías de tipo retinianas no siempre apreciables dada la densa opacidad de la catarata.

¿Qué conclusiones sacas de esta experiencia tan satisfactoria?

Si bien las cataratas sí se pueden intervenir al menos en esta campaña, allí vemos muchas otras patologías para lo cual no es posible tratamiento o estudio con los medios allí disponibles.

Realmente no somos conscientes en los países más desarrollados de las muchísimas posibilidades que nos da la medicina, y en concreto la oftalmología, simplemente por estar en nuestro medio occidental. El azar de dónde nace uno marca mucho su calidad de vida.

Promo Oftalvist

Oftalmología integral avanzada

¡Infórmate!

Valóranos, queremos seguir mejorando

Nuestros pacientes opinan

Haznos una pregunta






He leído y aceptado los términos y condiciones