Logo Oftalvist Logo Blog
Neuritis óptica o nervio óptico inflamado.

Neuritis óptica: inflamación del nervio óptico

Neuritis óptica: inflamación del nervio óptico
5 (100%) 5 votos

La neuritis óptica es una enfermedad en la que se produce una inflamación del nervio óptico que puede traer como consecuencia una reducción o pérdida de la visión en el ojo afectado. El nervio óptico se encarga de transmitir las imágenes, desde el sistema visual hasta el cerebro, mediante impulsos nerviosos.

¿Qué es la neuritis óptica?

neuritis-optica-nervio-inflamado

La neuritis óptica es una de las lesiones más comunes de este nervio y puede ocurrir a cualquier edad, pero es más común que comience a aparecer entre los 20 y los 30 años.

En los pacientes mayores de 50 años, el origen de esta afectación del nervio óptico es más circulatorio que inflamatorio, como es el caso de la neuropatía óptica isquémica.

Causas de la neuritis óptica

En gran parte de los casos esta enfermedad se produce sin causa aparente, pero existen diversos factores que pueden ser condicionantes para la aparición de la neuritis óptica:

  • Neuritis óptica autoinmunitaria, causada por enfermedades autoinmunes como el lupus, la sarcoidosis o la enfermedad de Behcet. Se produce un fallo en el sistema inmunológico que ataca al nervio óptico.
  • Patologías que provocan que las fibras nerviosas pierdan la capa de mielina que las aísla, recubre y facilita la conducción nerviosa.  La esclerosis múltiple es la más conocida de estas enfermedades desmielinizantes.
    La neuritis óptica es considerada un síntoma característico del inicio de la esclerosis múltiple.
  • La neuritis óptica aparece también en algunos casos, como consecuencia de una infección del nervio óptico por bacterias o virus, como ocurre en el SIDA o en la sífilis.
  • La inflamación del nervio óptico se produce en otros casos de manera indirecta,  como consecuencia de enfermedades infecciosas como la varicela, el sarampión o la rubeola.
  • Otros factores asociados con la aparición de la neuritis óptica incluyen: Intoxicación con diferentes sustancias, como el metanol o el etambutol, o deficiencia de vitamina B12.
  • Algunos medicamentos, tales como la quinina y algunos antibióticos han sido vinculados con la aparición de la neuritis óptica.

Síntomas de la neuritis óptica

Los síntomas más comunes de la neuritis óptica o nervio óptico inflamado son:

  • Dolor ocular: este síntoma lo padecen la mayoría de las personas que sufren neuritis óptica. Este dolor empeora con el movimiento del ojo.
  • Pérdida de visión temporal: que puede variar en distintos grados. La pérdida de visión notoria normalmente se produce después de unas horas o pasados unos días, y mejora en las siguientes semanas o meses. En algunos casos, la pérdida de visión es permanente.
  • Pérdida del campo visual: esta pérdida de visión periférica puede producirse en cualquier patrón.
  • Pérdida de visión cromática: esta enfermedad puede afectar la percepción de los colores. Es posible que el paciente note que los colores parecen menos intensos de lo normal.
  • Luces intermitentes: algunos pacientes manifiestan la percepción de luces parpadeantes con los movimientos oculares.

Los síntomas de la neuritis óptica suelen afectar a un ojo, pero en algunos casos se ven afectados ambos.

Diagnóstico de la neuritis óptica

El diagnóstico de esta enfermedad puede ser difícil, ya que el ojo puede tener una apariencia normal.

Es imprescindible tener en cuenta, además de los síntomas y la progresión de los mismos, todas las enfermedades pasadas que registre el paciente en su historia médica y otros datos como su dieta, el consumo de sustancia tóxicas, etc. Estos datos pueden ser relevantes para llegar a un diagnóstico correcto del problema.

Además, se realizará una exploración neuroftalmológica detallada. El médico decidirá cuáles son las pruebas complementarias que se requieren para completar el análisis. Normalmente entre estas pruebas se incluyen:

  • Un examen de la visión cromática.
  • Examen de agudeza visual.
  • Un examen completo del campo visual.
  • Examen del disco óptico mediante oftalmoscopia indirecta.
Neuritis óptica: examen de la visión cromática.
Examen de la visión cromática

También se realizarán test no oftalmológicos tales como resonancia craneal, diferentes análisis de sangre, radiografías de tórax, etc..

El diagnóstico de esta enfermedad es en principio un diagnóstico de sospecha, la confirmación llegará o no, en función de la evolución de los síntomas y de los resultados que arrojen las diferentes pruebas.

Tratamiento de la neuritis óptica

A menudo la visión perdida se recupera después de 2 o 3 semanas sin necesidad de aplicar tratamiento alguno.

Dependiendo de las causas que originen la neuropatía óptica, el tratamiento que se indique será diferente.

En ocasiones se hace uso de corticoides por vía oral o intravenosa, para acelerar la recuperación de la visión. Sin embargo, la visión final no es mejor con estos medicamentos que sin ellos.

Posiblemente sea necesario realizar pruebas complementarias para determinar la causa que ha originado la neuritis, así puede darse tratamiento a la causa del problema.

Prevención de la neuritis óptica

En la consulta del oftalmólogo pueden indicar a los pacientes el riesgo particular que tienen de sufrir esta enfermedad, y así orientarles sobre la terapia más adecuada en cada caso.

El pronóstico de esta patología suele ser bueno, aunque en algunos casos se mantienen las secuelas en pequeñas alteraciones visuales. Es necesario realizar una resonancia magnética cerebral a todos los pacientes con sospecha de neuritis óptica.

Ante los síntomas antes descritos, es imprescindible acudir a la consulta del oftalmólogo para recibir un diagnóstico del problema y el tratamiento adecuado, en caso de ser necesario.

 

Artículo elaborado por Más que Médicos

Promo Oftalvist
Oftalmología integral avanzada
¡Infórmate!
Suscríbete a nuestra newsletter

Nuestros pacientes opinan
Valóranos, queremos seguir mejorando


error: Contenido protegido