Blog Oftalvist: Lo Último en Salud Ocular
ojos rojos
Inicio » Enfermedades oculares » Ojos rojos ¿Cuáles son las causas y cómo ponerle solución?

Ojos rojos ¿Cuáles son las causas y cómo ponerle solución?

Tener los ojos rojos alguna vez a lo largo de nuestra vida puede ser normal ya que se trata de una patología más común de lo que se suele creer y que va acompañada de la hinchazón de los mismos.

No obstante, si es frecuente en un corto periodo de tiempo y va acompañada de dolor o problemas de visión podría ser la señal de una irritación o infección por lo que sería recomendable que lo revise un oftalmólogo especialista.

El enrojecimiento de los ojos, o también conocido coloquialmente como “ojos inyectados de sangre”, ocurre cuando existen pequeños vasos sanguíneos en la superficie del ojo que se dilatan, hinchan y se saturan de sangre.

Esto ocurre por la falta de oxígeno o bien en la córnea o los tejidos que recubren al ojo. Como consecuencia, la esclera, o parte blanca del ojo, se presenta rojiza.

Los ojos también pueden ponerse rojos, si al romperse uno de esos vasos,   existe una hemorragia conjuntival o subconjuntival

Causas de los ojos rojos

Estas son algunas de las principales causas de por qué los ojos pueden enrojecerse.

Conjuntivitis

El ojo con conjuntivitis es aquel que sufre un estado de inflamación o infección de la conjuntiva y/o membrana que recubre los párpados y la superficie del ojo por lo que provoca que se irriten los vasos sanguíneos y la esclera se vea rojiza.

De entre los distintos tipos de conjuntivitis, la alérgica o irritativa en verano causada por el exceso de aires acondicionados, pueden provocar ojos rojos principalmente.

Blefaritis

La blefaritis se origina cuando se inflaman los folículos de las pestañas del párpado. Uno de los síntomas, además de la picazón, es el enrojecimiento de los ojos.

Síndrome de ojo seco

Cuando existe una mala o poca lubricación de la superficie del ojo se dice que se sufre de sequedad ocular.

Las causas pueden ser variadas como por ejemplo en ambientes generalmente secos y con falta de humedad (sistemas de calefacción o cabinas de aviones), o por cambios hormonales como la menopausia, entre otros.

El tratamiento suele ser mediante gotas artificiales para un alivio rápido. Si persiste y se cronifica hoy en día existen los sistemas de luz pulsada intensa (IPL).

Lentes de contacto

Un abuso o uso inadecuado de las lentes de contacto también puede provocar enrojecimiento ocular. Por ello, hay que ser muy rigurosos con la higiene de las mismas y evitar dormir con ellas.

Fatiga visual

Hoy en día, el uso excesivo de las pantallas de los dispositivos electrónicos que nos rodean pueden ser perjudiciales para nuestra salud ocular tanto en el terreno laboral, tras largas jornadas de trabajo, como por ocio.

Los especialistas, ante este incremento de fatiga visual en la población,   recomiendan realizar más actividades al aire libre.

Resfriados y catarros

También es frecuente la presencia de enrojecimiento ocular tras una congestión nasal causada por virus como la gripe o en resfriados comunes.

Durante estos procesos nuestro sistema inmune genera histamina, hormona que se libera en estados inflamatorios, con el objetivo de protegernos de los gérmenes de estas enfermedades, lo que a su vez puede causar ojos rojos.

Cansancio

En ocasiones, la falta de sueño o no dormir las horas suficientes también puede ser una de las causas por las que al levantarnos nos veamos con los ojos enrojecidos, lo que provoca el aumento de la concentración de sangre en los vasos sanguíneos en general de todo el cuerpo.

Hemorragia subconjutival

Ocurre cuando algún vaso sanguíneo se rompe debajo de la superficie transparente del ojo, es decir, en la conjuntiva y esta no puede absorver con facilidad la sangre acumulada.

Un simple estornudo o incluso toser fuertemente pueden provocar este tipo de hemorragia. Aunque puede ser motivo de preocupación, no suele revestir gravedad y a los pocos días desaparecerá.

Uveítis

Un proceso inflamatorio como la uveítis que afecta a la úvea (capa media del tejido ocular), también puede provocar entre otros síntomas el enrojecimiento del ojo, junto con dolor y visión borrosa, incluso en ambos ojos.

El tratamiento precoz en este tipo de enfermedad es clave para preservar una buena salud ocular.

¿Te interesa lo que estás leyendo?

Suscríbete y conoce todos nuestros consejos para cuidar tus ojos

Como se ha mencionado anteriormente, un ojo rojo no debe preocuparnos en exceso al tratarse de una alteración común siempre y cuando no existan dolor ni nos impida ver correctamente.

Si por el contrario, la rojez no remite el especialista puede tener en cuenta los siguientes factores para conocer la causa y el tipo de gravedad:

  • Grado de disminución de la agudeza visual.
  • Fotosensibilidad.
  • Inflamación palpebral.
  • Relación con fiebre o vómitos.
  • Alteración de pupilar.
  • Irritación severa del ojo.

¿Cuál es el tratamiento para los ojos rojos?

Por lo general, la mayoría de las causas que provocan ojos rojos no producen daños significativos en la visión pero sí será importante identificar la causa para obtener el tratamiento más eficaz y adecuado

El tratamiento más frecuente para eliminar los ojos rojos es el uso de gotas artificiales.

Sin embargo, es recomendable antes de usarlas visitar a un oftalmólogo ya que algunas gotas en su composición pueden contener fármacos vasoconstrictores que contraen los vasos sanguíneos de la esclera y que, con su uso frecuente, se puede experimentar un mayor enrojecimiento.

Además de las gotas para los ojos, otras soluciones comunes para los ojos rojos con los antibióticos, las cremas y los medicamentos orales.

Mientras tanto, hasta conocer el mejor tratamiento, es recomendable dejar de utilizar las lentes de contacto si la persona que sufre de ojos rojos las necesita habitualmente y las sustituya por unas gafas.

No dudes en contactar con un especialista oftalmólogo si necesitas cualquier tipo de información sobre la salud de tus ojos.