Logo Oftalvist Logo Blog
¿Cuál es la causa principal de los ojos rojos en las piscinas?

¿Sabías que el cloro no es la causa principal de los ojos rojos en las piscinas?

Con la llegada de la época estival, las estampas más habituales estos días son playas llenas de sombrillas, terrazas abarrotadas de gente y refrescantes baños en piscinas privadas o públicas.

Actividades que se inauguran con ganas tras despedirse de los abrigos pero que sin embargo hay que tomar con cautela. Esto debido sobre todo a los baños piscineros  y su  principal consecuencia, los ojos rojos al salir del agua.
¿La culpa de los ojos rojos en las piscinas es del exceso de cloro? Lo cierto es que existe otro elemento mucho más desagradable.

¿Por qué se nos ponen los ojos rojos en las piscinas?

La verdadera causa que explica esta irritación son las cloraminas. Es un compuesto químico que se genera por la presencia de orina y sudor en el agua. “Las cloraminas se forman cuando el cloro libre reacciona con compuestos ricos en nitrógeno, y ocurre que orina y sudor son ricos en este elemento. De modo que, cuando el cloro libre entra en contacto con ellos, su producción se acelera”, explica el investigador de la Universitat Oberta de Catalunya, Hug March. También lo rebeló una campaña realizada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos.

ojos-rojos-en-las-piscinas

Aunque toda la vida hemos pensado que este efecto es provocado por el producto químico que mezclamos en el agua de las piscinas para eliminar cualquier bacteria, la realidad es otra. El olor característico del cloro no es tan fuerte como cuando queda mezclado con la orina. El olor por tanto es una buena señal para identificar la alta concencetración de cloramina.

Cómo podemos evitar salir del agua con los ojos rojos

Para evitar en la medida de los posible estas molestias será muy importante tener en cuenta los siguientes consejos. Sobre todo si nos bañamos en piscinas cubiertas, donde los niveles de cloramina son más elevados:

  • Limitar el tiempo que pasamos bajo el agua.
  • Usar gafas de natación para una protección mayor si vamos a abrir los ojos principalmente.
  • Ducharnos antes y después de entrar en una piscina.
  • Y lo más importante ¡no tragar agua!

En verano con estas temperaturas tan altas resulta imposible no darse un baño. No obstante, si el olor del agua de la piscina delata su compuesto obsequiado por otros bañistas, no se lo piense y váyase a refrescar al mar o a la ducha.

Promo Oftalvist

Oftalmología integral avanzada

¡Infórmate!

Valóranos, queremos seguir mejorando

Nuestros pacientes opinan

Haznos una pregunta






He leído y aceptado los términos y condiciones