Logo Oftalvist Logo Blog
Pinguécula: qué es y por qué se produce

Pinguécula: qué es, causas y tratamiento

Pinguécula: qué es, causas y tratamiento
4 (80%) 5 votos

El tejido conjuntivo del ojo es sensible al padecimiento de diversas lesiones, una de ellas es la pinguécula.
A continuación, explicamos en qué consiste, por qué se produce y cuál es el tratamiento para darle solución.

¿Qué es la pinguécula?

Una pinguécula es una protuberancia benigna que se forma en la capa de tejido que recubre al ojo. Generalmente tiene un color amarillento y crece muy cerca de la córnea.

Suelen aparecer de forma más común en el lado de la córnea que se encuentra más cerca de la nariz, pero eso no quiere decir que no puedan manifestarse también en el lado contrario.

Aunque algunas pinguéculas pueden tener un tamaño mayor que las hace visibles al observar los ojos a corta distancia, generalmente son muy pequeñas. Su crecimiento, es gradual y se da en casos raros, la mayoría de las veces no afecta la visión por no infiltrar la córnea, y únicamente se percibe como una mancha.

La pinguécula puede inflamarse produciéndose una pingueculitis. Los ambientes muy secos, con viento, y el exceso de radiación solar, favorecen la aparición de este problema.

Normalmente esta condición se manifiesta en personas mayores de 40 años, pero algunas veces también aparece en la población de entre 20 y 30 años.

Causas de la pinguécula

Los cambios en el tejido de la conjuntiva son la condición principal para que aparezca una pinguécula. Estas protuberancias se forman generalmente por grasas, calcio y proteínas acumuladas

Las causas de la pinguécula no han sido determinadas, pero algunos expertos creen que la exposición frecuente a la luz del sol, el viento, el polvo u otras partículas presentes en algunos ambientes, son los causantes de este problema.

Por esta razón es importante llevar gafas de sol para proteger los ojos, no sólo en la temporada estival, que es cuando la exposición a los rayos solares es mayor, sino también el resto de meses del año.

También se ha señalado como causa hipotética al síndrome del ojo seco, una anomalía ocular que favorece estos cambios en la conjuntiva.

Pinguécula: qué es, causas y tratamiento
La exposición frecuente a la luz del sol sin la debida protección puede ser uno de los causantes.

La prevalencia de la pinguécula es mayor en las personas de Sudamérica o África, y tiene un componente genético importante.

Síntomas de la pinguécula

Los síntomas más visibles de la pinguécula son:

Irritación y sequedad ocular

La sequedad de los ojos no solo es una de las posibles causas de la pinguécula, sino también un síntoma que se manifiesta en algunos pacientes, así como la sensación de irritación constante.

Sensación de aspereza

Algunos pacientes sufren una sensación de aspereza en el ojo, similar a cuando se introduce una partícula que obstaculiza la visión.

Picores y enrojecimiento

En algunos casos la pinguécula se evidencia tras la aparición el enrojecimiento de una zona del ojo, especialmente de la córnea, el iris y la pupila.

Inflamación

Es el síntoma más evidente y visible de esta anomalía ocular. No siempre produce incomodidad en el paciente, pero se recomienda acudir al oftalmólogo para evitar complicaciones.

Diagnóstico de la pinguécula

Para diagnosticar una pinguécula será suficiente con realizar un examen oftalmológico.

En escasas ocasiones es necesario hacer una biopsia de la lesión y analizarla con un microscopio para distinguirla de otras lesiones que afectan a la conjuntiva y son potencialmente malignas.

Para el examen oftalmológico suele utilizarse una lámpara de hendidura, que es un microscopio especial que permite examinar en detalle el segmento del ojo, facilitando la observación de anomalías en la superficie del ojo.

Tratamiento de la pinguécula

El tratamiento de esta lesión ocular depende de la gravedad de lo síntomas que manifieste el paciente.

Es importante si tienes una pinguécula, proteger los ojos de los rayos del sol, ya que estos causan el desarrollo de la protuberancia y su crecimiento.

Los ojos deben estar protegidos siempre que esté al aire libre, incluso si el día está nublado, ya que los rayos UV traspasan las nubes.

Si la pinguécula es leve, pero produce irritación, sequedad o aspereza, es posible que se receten gotas para lubricar los ojos, y así aliviar los síntomas.

La pinguécula también puede provocar inflamación localizada, que puede ser tratada con gotas oftálmicas con esteroides o antiinflamatorios no esteroideos (AINES).

Cuando la pinguécula está causada por el ojo seco, el oftalmólogo puede recetar gotas oculares específicas para tratar el ojo seco.

Si la pinguécula resulta especialmente incómoda para el paciente, la extirpación quirúrgica es una opción que se puede considerar.

Prevención de la pinguécula

Algunas medidas que se pueden tomar para ayudar a prevenir una pinguécula o evitar que empeore son:

  • Mantener los ojos bien lubricados.
  • Utilizar gafas de sol de buena calidad que protejan correctamente de los rayos UV.
    Evitar los irritantes oculares.

Aunque la pinguécula no es cancerosa, es importante informar al especialista sobre cualquier cambio en el tamaño, la forma o el color de cualquier abultamiento que aparezca en el globo ocular.

Artículo elaborado por Más que Médicos

Promo Oftalvist
Oftalmología integral avanzada
¡Infórmate!
Suscríbete a nuestra newsletter

Nuestros pacientes opinan
Valóranos, queremos seguir mejorando


error: Contenido protegido