Blog Oftalvist: Lo Último en Salud Ocular
Quiasma óptico
Inicio » Sin categoría » Quiasma óptico ¿Qué es y por qué se produce esta lesión en el ojo?

Quiasma óptico ¿Qué es y por qué se produce esta lesión en el ojo?

La visión es uno de los sentidos más importantes para el ser humano.

El quiasma óptico por tanto es una de las partes más importantes de nuestro sistema visual al tratarse de una de las partes de nuestra corteza cerebral occipital responsable de procesar la información que capta la retina de las imágenes y objetos que observamos.

El quiasma óptico es el área donde se produce el cruce del nervio óptico del ojo derecho y del ojo izquierdo, así como la mitad de las fibras ópticas de estos nervios, situado en la fosa cerebral anterior.

Se trata de una zona que mide alrededor de ocho milímetros de largo y cuatro milímetros de alto.

La unión de estas fibras nerviosas en el quiasma óptico tienen una importante relevancia ya que es donde se recibe la información del campo visual. Por tanto, las fibras nerviosas encargadas de la transmisión de los estímulos visuales del lado izquierdo de la retina al lado derecho se juntan con las que llevan la misma información del ojo izquierdo y viceversa.

 La estructura del quiasma óptico forma una equis y se localiza por encima de lo que se conoce como silla turca (zona donde se aloja la hipófisis), enfrente del hipotálamo en el cerebro.

Función del quiasma óptico

El principal papel del quiasma óptico es procesar la información visual recibida por ambos ojos. Es decir, permite la visión como uno se los sentidos sensoriales del ser humano. Esto es así para que ambos hemisferios cerebrales capten elementos necesarios como la profundidad o la distancia a la que se está observando un objeto por parte de la retina del ojo.

Las células que reciben esta información del nervio óptico en la retina se llaman conos y bastones, las cuales transforman las imágenes en impulsos nerviosos que trasladan al cerebro.

¿Qué lesiones se relacionan con el quiasma óptico?

El quiasma óptico es una de las regiones de las vías ópticas que menos se suele dañar por lo que las lesiones en esta zona no son habituales. No obstante, estas son algunas de las posibles alteraciones que se pueden producir:

Hemianopsia

Se trata de una patología que implica falta de visión o ceguera como consecuencia del daño en esta región cerebral y afecta al campo visual.

Glioma óptico

Es un tumor benigno que puede aparecer conjuntamente con una tumoración del hipotálamo y afectar de forma severa a la visión.

Enfermedades de la hipófisis

La hipófisis es una glándula del cráneo encargada de regular nuestro sistema hormonal.

Aquellas enfermedades que puedan provocar un aumento de esta glándula y, por tanto, la compresión del quiasma óptico podrán lesionarlo. Esto ocasionaría la alteración de la información que viene por los nervios ópticos de ambos ojos y, como consecuencia, del campo visual.

Otros motivos por el que el quiasma óptico o las vías nerviosas que circulan a través del mismo se lesionen pueden ser algunos tipos de cirugías, accidentes cerebrovasculares, tumores o traumatismos craneoencefálicos.

El oftalmólogo especialista puede diagnosticar la severidad de estas lesiones a través de una prueba llamada campimetría y valorar como tratamiento incluso la cirugía.