Logo Oftalvist Blog Clínicas Oftalvist
Visión-pantallas

¿Influye el uso excesivo de pantallas en nuestra visión?

¿Influye el uso excesivo de pantallas en nuestra visión?
5 (100%) 3 votos

La fatiga visual o astenopia es una de las causas cada vez más frecuentes en nuestras consultas.  

La fatiga visual es causada por un sobresfuerzo del sistema visual, y es más frecuente cuando pasamos largos periodos de tiempo mirando de cerca, es decir, acomodando (es lo que llamamos astenopia acomodativa). Para simplificar un poco la situación, podemos entender que nuestros ojos están “en reposo” al mirar de lejos (siempre y cuando estemos bien graduados) y “trabajan” más cuanto más cercano es lo que estamos mirando.

Algunos de los síntomas más comunes pueden ser picor, enrojecimiento de ojos, molestias e incluso dolor ocular o de cabeza.

Por un lado, el uso cada vez más extendido de pantallas para leer (móvil, tabletas u ordenadores) no hacen más que agravar estas molestias, sobre todo si se usa una iluminación en la pantalla excesiva. Al parpadear menos, nuestra lágrima se evapora antes.

Por otro lado, si sufrimos algún defecto de refracción no corregido (ametropía) o nuestra capacidad acomodativa es insuficiente, esta fatiga visual se verá todavía más agudizada.

Sin embargo no hay que confundir la fatiga visual con la vista cansada o presbicia que es un problema fisiológico relacionado con la edad.

Conforme cumplimos años, y sobre todo a partir de los 40, todos en mayor o menor medida perdemos la capacidad de enfocar a distancias cortas porque la cápsula del cristalino (que es una lente que tenemos dentro del ojo) va perdiendo su elasticidad.

Empezamos a notarlo por ejemplo cuando intentamos leer un mensaje en el móvil y tenemos que alejarlo para verlo bien. La presbicia es un defecto refractivo que no se puede prevenir y la única solución es mediante la corrección óptica con gafas de cerca o bien quirúrgica.

La presbicia no surge ni se ve agravada por el uso de las tecnologías pero los requerimientos visuales de la vida moderna nos exigen cada vez más horas enfocando de cerca.

Recomendaciones para evitar las molestias del uso excesivo de las pantallas

Si pasamos una media de 8 horas al día delante de una pantalla y le sumamos las horas del uso del móvil, es normal que suframos síntomas de fatiga visual.

Por ello, los especialistas coincidimos en que en primer lugar debemos de llevar la corrección óptica adecuada y en segundo lugar es aconsejable descansar unos minutos y mirar a lo lejos cada dos o tres horas.

La sequedad ocular también es una de las principales consecuencias tras realizar un esfuerzo visual continuado mirando una pantalla ya que la velocidad de parpadeo es menor.

Utilizar lágrimas artificiales y disminuir la intensidad de la luz de nuestras pantallas puede mejorar los síntomas.

Por su parte, los filtros protectores de los dispositivos electrónicos son un mito. No se ha demostrado científicamente su utilidad y son muchas las dudas sobre si existen intereses económicos particulares al respecto.

La Sociedad Española de Oftalmología (SEO) emitió un comunicado oficial el 20 de julio de 2017 que decía: “Tras el análisis concienzudo de la literatura científica existente el tema, la evidencia científica actual no demuestra que la luz azul dañe el ojo y el beneficio de los filtros azules en la prevención de daños oculares por dicha radiación luminosa. No hay ningún estudio realizado en humanos, necesarios antes de poder emitir una recomendación definitiva acerca del daño de la luz azul emitida por las pantallas de visualización (…).”

Por ello, si bien parece razonable la necesidad de realizar dichas investigaciones para establecer las medidas de salud poblacionales, actualmente no se puede recomendar es el uso de pantallas de protección de luz azul como el Reticare para evitar un daño no demostrado en condiciones reales y en humanos por estos dispositivos.

¿Cómo afecta a la visión de los niños las pantallas y nuevas tecnologías?

Según estudios recientes, además de los factores genéticos, cada vez hay más evidencias de que la miopía está relacionada con factores ambientales, tales como el excesivo trabajo de cerca. Se ha demostrado que las actividades al aire libre disminuyen la probabilidad de desarrollo y progresión de la miopía.

De ahí, la importancia de intentar limitar las excesivas horas de visión cercana (sobre todo en los niños miopes), estudiar a una buena distancia de trabajo, con buena luz y si es posible relajar la vista de vez en cuando mirando hacia el infinito.

Es conveniente realizar revisiones oftalmológicas anuales a los niños a partir de los 3 años o incluso antes si sospechamos alguna anomalía visual o hay antecedentes familiares de patologías oculares.

Es fundamental, por otro lado, descartar que los niños tengan ojo vago, pues solo lo podremos tratar a edades tempranas.

Escrito por: Dra. Paz Orts Vila

Oftalmóloga Grupo Oftalvist

Cirugía de Presbicia
Protocolo COVID19
Ofrecemos un entorno seguro en nuestros centros
Recibe lo último en salud ocular

Ebook sobre la Vista cansada
Unidad de Presbicia
Clínicas Oftalvist
visita la web
Operación de Presbicia Oftalvist