Blog Oftalvist: Lo Último en Salud Ocular
Xeroftalmia

Xeroftalmia ¿Qué es y por qué se produce?

La xeroftalmia o la conjuntivitis seca es un trastorno en los ojos que puede alterar la visión y dañar la córnea ya que la producción de la lágrima es escasa o de mala calidad produciendo sequedad en los mismos.

Este problema ocular puede ir asociado a un déficit nutricional de la vitamina A.

La xeroftalmia es la sequedad de la conjuntiva, es decir, la membrana que recubre los párpados, la esclera (parte blanca del ojo) y la córnea.

Esta enfermedad se origina por tanto cuando la producción de lágrimas es insuficiente o no se evapora adecuadamente por lo que los ojos no logran lubricarse de forma correcta.

Sobre todo en ambientes demasiados secos, como aviones, o durante la realización de ciertas actividades que disminuyen la frecuencia del parpadeo, como por ejemplo, a la hora de dormir si los ojos están parcialmente abiertos (lagoftalmía nocturna), ver la televisión o trabajar delante del ordenador durante un periodo de tiempo prolongado

Causas principales de la xeroftalmia

Existen múltiples causas que pueden explicar la aparición de la xeroftalmia y, como consecuencia, una disfunción de las glándulas lagrimales que son incapaces de generar una adecuada cantidad y calidad de lágrima del ojo.

Con más frecuencia en mujeres que en hombres, cerca de la mitad de los afectados presentan artritis reumatoide o antecedentes familiares con enfermedades reumáticas.

Otro factor de riesgo notable es la edad, ya que los pacientes que la padecen suelen tener más de 40 años.

Entre otras posibles causas encontramos:

  • Pacientes que sufren lupus eritematoso sistémico.
  • Pacientes con enfermedad de Parkinson.
  • Síndrome de Sjörgen.
  • Cuando hay una deficiencia de la vitamina A.
  • Algunos tipos de fármacos, como algunos tranquilizantes o diuréticos.
  • Por quemaduras químicas.

Síntomas habituales

El paciente con xeraftolmia notará principalmente sensación de cuerpo extraño en el ojo, aparición de legañas, irritación, fotofobia o sensibilidad a la luz y quemazón.

Si la enfermedad no se detiene a tiempo y avanza se puede producir un engrosamiento de la córnea lo que puede afectar a la agudeza visual del paciente y llegar incluso en los casos más graves a la pérdida de visión.

También pueden desarrollarse en estos casos úlceras corneales o cicatrices.

Tratamiento de la xeraoftalmia y ojos secos

Tras la realización de un correcto diagnóstico a través de lámpara de hendidura y otras pruebas necesarias, el oftalmólogo valorará el grado de gravedad de la enfermedad para determinar el mejor tratamiento.

Lágrimas artificiales

Las lágrimas artificiales son gotas oftálmicas que ayudan a mantener los ojos lubricados y pueden aplicarse cada pocas horas.

También puede complementarse con pomadas que pueden durar un poco más de tiempo que las lágrimas y con calor local.

Colirios especiales

Los colirios que tienen en su composición ciclosporina puede ayudar a disminuir la inflamación, por ejemplo en aquellos casos en los que la xeroftalmia está causada por una enfermedad reumatoide.

Este tratamiento debe llevarse a cabo durante al menos unos cuantos meses.

Obstrucción del punto lagrimal

Un oftalmólogo especializado coloca un pequeño parche o tapón en el punto lagrimal para evitar que las mismas se salgan del ojo y se mantengan más tiempo aumentando así la secreción de lágrimas en la superficie ocular.

Luz Pulsada

Los sistemas de luz pulsada de alta intesidad son procedimientos no quirúrgicos, indoloros y de gran sensación de alivio casi en la primera sesión en la mayoría de los casos.

En pacientes con xeraoftalmia, ojos secos, blefaritis y chalazión consiguen reducir la inflamación local y mejorar la circulación de la zona tratada, así como aportar una mayor estabilidad a la película lagrimal. Son necesarias entre 4 y 6 sesiones.

¿Te interesa lo que estás leyendo?

Suscríbete y conoce todos nuestros consejos para cuidar tus ojos

¿Qué relación tiene la xeroftalmia con la ceguera infantil?

En algunos países subdesarrollados, la carencia de la vitamina A y la xeroftalmia, afecta sobre todo a la población infantil.

Principalmente si los niños sufren desnutrición o sarampión. En estas zonas endémicas las mujeres embarazadas también son población de riesgo.

Como tratamiento, se ha demostrado que el suministro de retinol en estadios precoces puede ayudar a prevenir xeroftalmia.

¿Cómo se puede prevenir la xeroftalmia y la sequedad ocular?

En la actualidad se calcula que más del 60% de la población mayor de 45 años padece de ojo seco.

Por ello, ante esta patología tan habitual es aconsejable seguir las siguientes recomendaciones en nuestro día a día:

  • Incorporar a la dieta alimentos ricos en Omega 3 como los frutos secos o el pescado azul, así como beber mucho líquido.
  • Evitar en la medida de lo posible ambientes secos o espacio cerrados como vehículos y oficinas sin ventilación, así como corrientes de aire y el humo del tabaco.
  • Utilizar humidificadores de ambiente.
  • Usar gafas de sol homologadas para la protección de los rayos UV.
  • Parpadear con frecuencia por ejemplo cuando trabajemos un tiempo prolongado delante del ordenador.

.