Diabetes ocular

¿Qué es la diabetes ocular? 

La diabetes puede producir problemas graves en la visión motivados por:

  • AFECTACIÓN DE LA RETINA (RETINOPATIA) Y DE LA MÁCULA (EDEMA MACULAR DIABETICO): es fundamental realizar al menos una revisión cada año del fondo de ojo para detectar precozmente cualquier enfermedad.
  • CATARATAS: se desarrollan antes en pacientes con diabetes.
  • GLAUCOMA: los pacientes con diabetes tienen más riesgo de desarrollar glaucoma.

Síntomas y diagnóstico

El principal problema es que no existen síntomas durante las primeras fases de la enfermedad ocular. Es por eso que los programas de detección precoz son esenciales para evitar la ceguera en pacientes con diabetes. Ni siquiera el paciente con mejor control metabólico está exento de riesgo de complicaciones. Todos los pacientes con diabetes deben realizarse periódicamente revisiones del fondo de ojo con una periodicidad dependiente del estado de su ojo. En fases avanzadas los síntomas incluyen:

  • Dificultad para la lectura.
  • Borrosidad de la visión central.
  • Defectos en el campo visual central.
  • Moscas volantes.
  • Pérdida completa repentina de visión.

¿Cómo se diagnostica la afectación ocular por diabetes?

Los signos que se producen en el fondo de ojo son muy característicos y fácilmente detectables por retinólogos expertos.

  • Hemorragias puntiformes o microaneurismas.
  • Hemorragias retinianas sin afectación visual.
  • Exudados blandos (algodonosos).
  • Exudados duros (lipídicos).
  • Edema macular.

Para ello, se debe examinar el fondo de ojo al menos con una fotografía central de la retina. Aunque lo ideal lógicamente es un examen bajo dilatación de las pupilar para examinar la totalidad de la retina.

No obstante, el objetivo debe ser detectar el inicio de la enfermedad cuando hay cambios mínimos en el fondo de ojo, puesto que hoy en día somos capaces de detener la progresión de la enfermedad evitando males mayores posteriores.

Factor de riesgo

La afectación de la retina se produce hasta en uno de cada 5 pacientes con diabetes. Es importante saber que estas cifras se refieren a cualquier grado de afectación. Así que no es lo mismo hablar de frecuencia de enfermedad que de amenaza para la visión.

La frecuencia de afectación ocular en pacientes con diabetes aumenta progresivamente, pero afortunadamente a menor ritmo que el número de pacientes con diabetes en sí. El aumento se produce en rangos de edad laboral, lo que supone un factor sociosanitario de gran magnitud. Asimismo, cuando hablamos de la afectación de la retina en pacientes con diabetes debemos diferenciar claramente dos aspectos:

  • AFECTACIÓN DE LA RETINA: produciendo retinopatía diabética.
  • Uno de cada 10 pacientes con diabetes en España presenta algún grado de retinopatía diabética.
  • Riesgo de pérdida severa de visión si no se lleva a cabo detección y tratamiento precoz.
  • AFECTACIÓN DE LA MÁCULA: produciendo edema macular diabético.
  • Principal causa de pérdida de visión en pacientes con diabetes.
  • Uno de cada 50 pacientes con diabetes en España presenta edema macular diabético.
  • Tratable con nuevos fármacos de administración intraocular.

Tratamiento

En general,la retinopatía diabética sí tiene tratamiento. En función de la severidad de la retinopatía se puede tratar mediante láser (fotocoagulación), mediante la inyección de medicamentos antiangiogénicos en el interior del ojo, o mediante cirugía de retina (vitrectomía). Cuanto más precoz sea el diagnóstico más sencillo va a ser tener bajo control la retinopatía diabética.

  • La afectación de la retina por la diabetes puede necesitar un tratamiento con láser para evitar la progresión y la pérdida visual grave.
  • La afectación de la mácula por la diabetes puede ser tratada hoy en día con una gran efectividad con inyecciones intraoculares de varios medicamentos, que además también pueden mejorar la afectación de la retina.

En otras ocasiones, cuando la afectación de la retina o de la mácula es muy avanzada, la operación mediante vitrectomía puede ayudar a mejorar drásticamente la visión, y evitar o curar desprendimientos de retina por la diabetes.

Puedes informarte de los planes personalizados de tratamiento para evitar la ceguera por DIABETES en tu clínica Oftalvist.

PREGUNTAS FRECUENTES

¿Un buen control evita la diabetes ocular?

Puede retrasar su aparición, pero no es garantía de que la retinopatía o maculopatía no se vayan a producir. Aun así, es MUY importante el control riguroso de peso, tensión arterial y glucemia para retrasar y atenuar las consecuencias oculares de la diabetes.

Perdí la visión tras el láser

Normalmente el láser se aplica cuando la retinopatía diabética entra en una fase grave. Sin láser, probablemente la pérdida visual sería mayor, pero al coincidir con el tratamiento se atribuye a éste, cuando es posible que haya evitado algo peor.

¿Cuándo las revisiones oculares?

En la diabetes del adulto, al diagnosticarse ésta. En las infantojuveniles, aproximadamente a los 5 años del diagnóstico. En la pubertad, semestralmente. En el embarazo, trimestralmente y a los 2 meses tras el parto, aproximadamente. Si la exploración en un diabético es totalmente normal, se puede revisar al año y medio o 2 años.

¿Vale con el control endocrinológico?

No, es preciso revisiones oftalmológicas o al menos con médicos habituados al uso de retinógrafos que fotografían el fondo del ojo.

¿Qué es la retinopatía diabética?

La retinopatía diabética es una enfermedad vascular producida por las alteraciones metabólicas que durante los años padecen los pacientes con diabetes. Es la causa más frecuente de ceguera en edad laboral en España.

¿Qué riesgo tengo de padecer retinopatía diabética?

La probabilidad de padecer retinopatía diabética aumenta con los años transcurridos desde el diagnóstico de diabetes, con el mal control metabólico, con la hipertensión arterial o el colesterol asociados, y con la obesidad. Todos los pacientes con diabetes están expuestos a desarrollar retinopatía diabética.

¿Cómo sé si tengo retinopatía diabética?

En las fases más iniciales de la retinopatía diabética no se produce ningún tipo de síntoma, por lo que es esencial llevar a cabo revisiones periódicas coordinadas por el endocrinólogo o el médica de familia para realizar un diagnóstico precoz de la afectación ocular. El examen del fondo de ojo es suficiente para saber si existe o no retinopatía diabética. La retinopatía diabética evoluciona desde formas leves a moderadas, severas y proliferativas a lo largo de los años. A medida que avanza la severidad de las distintas formas van apareciendo síntomas como la visión de moscas volantes y telarañas, la aparición de manchas en el campo de visión, o la pérdida de visión y de la capacidad de desempeñar las tareas cotidianas.