Mesoterapia

La mesoterapia consiste en la aplicación de pequeñas infiltraciones de sustancias como vitaminas o ácido hialurónico en las capas superficiales y profundas de la piel, hidratando y estimulando la formación de colágeno y elastina reactivando así el metabolismo biológico natural de la dermis. Con ello se consigue mejorar la flacidez, arrugas, luminosidad, el acné y sus secuelas, y prevenir el envejecimiento. Por tanto, no es necesario que tengamos arrugas o la piel floja para que podamos beneficiarnos de las ventajas de este método estético.

Las inyecciones son aplicadas a nivel superficial, no subcutáneo ni intramuscular, sino a nivel intradérmico, a unos 3 o 4 mm. de profundidad máxima, inyectadas exactamente en la zona a tratar. Debido a su tamaño reducido no son dolorosas y por tanto no se suele aplicar casi nada de medicación. No obstante, en casos de mayor sensibilidad sí se puede utilizar una crema anestésica. 

Cada sesión tiene una duración de aproximadamente 15 minutos. El número de sesiones variará en función de los resultados en cada paciente y del diagnóstico del especialista, aunque lo normal es que se necesiten entre 4 y diez sesiones, una vez por semana.