Noticias

ACCI y Oftalvist regresan de una expedición para operar cataratas en Burkina Faso

o   En esta misión solidaria en Ouagadougou (Burkina Faso) se han operado casi 90 cataratas en estado muy avanzado a pacientes nativos.

o   Las cataratas son la principal causa de ceguera reversible en países subdesarrollados.

 Los oftalmólogos de Oftalvist, del Grupo HLA,  el Dr. José Joaquín Muñoz y el Dr. Juan Carlos Elvira, junto con dos enfermeras, una optometrista y una anestesista, se desplazaron este mes de noviembre en calidad de misión solidaria a Ouagadougou, actual capital de Burkina Faso. Durante casi dos semanas realizaron 85 cirugías de cataratas, principal causa de ceguera reversible en países subdesarrollados, y atendieron  más de 150 consultas con pacientes nativos con graves problemas de salud visual.

La misión, organizada e impulsada por la Asociación Contra la Ceguera Internacional (ACCI), ONG alicantina con sede en Elda, organiza durante todo el año la logística, financiación y material para conseguir este propósito solidario y que lleva a sus espaldas la experiencia de haber realizado otras 17 expediciones previas en Togo.

El hospital donde tuvieron lugar las intervenciones pertenecen a una congregación católica llamada Don Orione “con quirófanos aceptables dotados gracias a diferentes donativos con microscopios, aparatos de facoemulsificación, esterilizador y lentes plegables para la cirugía de catarata similares a los que utilizamos aquí”, explica el doctor Elvira. 

“La mayoría de las intervenciones las hemos realizado a pacientes con cataratas bilaterales avanzadas y personas con visión muy deficiente que necesitaban ayuda para su vida rutinaria, por lo que la satisfacción es importante”, añade el doctor Muñoz.

Una vez más, Oftalvist  se ha sumado a esta labor humanitaria en territorio africano pese a las difíciles condiciones diarias a las que se prestan este tipo de poblaciones en un quirófano como lo son los cortes de luz o la elevada temperatura, así como el riesgo de contagio de epidemias frecuentes en este continente.

“Nuestra conciencia nos impide no ofrecer este tipo de ayuda  voluntaria. Vuelves con un orden de prioridades diferente y con la mente cargada de buenas intenciones. También me gustaría destacar la labor que realizan las personas que trabajan allí, religiosos que dedican su vida a ayudar a estas personas necesitadas”, afirma el Dr. Muñoz.

“El poder ayudar a personas realmente ciegas por cataratas muy avanzadas resulta muy satisfactorio. La convivencia y positividad del grupo que se forma para la expedición es otro punto a destacar, me siento orgulloso de haber formado parte de él, y todos los miembros con los que he convivido. Son mundos muy diferentes, y vuelves agradecido de haber hecho ese esfuerzo, pese a todas las dificultades que entraña viajar a estas zonas”, destaca el Dr. Elvira.

Galería de imágenes