Noticias

El ojo seco tiene un nuevo tratamiento no invasivo en Alicante

  • El innovador sistema 'ThermaEYE' combate una enfermedad que afecta al 60% de la población. El tratamiento se realiza en tres sesiones a lo largo de un mes, una o dos veces al año de forma indolora y de corta duración.Aplica tecnología de la luz pulsada para reducir la inflamación de las glándulas en los párpados.

Cuando somos incapaces de mantener los ojos hidratados por una insuficiente o mala calidad de nuestra película lagrimal hablamos de síndrome de ojo seco.
Se trata de una enfermedad multifactorial de alta incidencia muy molesta, que afecta hasta el 60% de la población. Sin embargo, pese a ser un problema de tendencia creciente y asociado cada vez más al estilo de vida digitalizado de la sociedad moderna, al menos el 70% de los casos no están diagnosticados.
Una patología ocular que afecta principalmente a mujeres incrementándose con la edad, hasta en un 80% en mayores de 60 años como consecuencia de la menopausia.

Hasta la fecha, la aplicación de lágrimas artificiales o geles lipídicos, el calor local o la presión de los párpados eran algunas de las medidas para su tratamiento aunque insuficientes. Sin embargo, la primera tecnología en el mundo para tratar la enfermedad de ojo seco ya es una realidad sin necesita de entrar a quirófano. La clínica Oftalvist ha sido pionera en Alicante en incorporar esta novedosa tecnología, avalada por estudios científicos, a fin de combatir esta patología de una forma más eficaz.

El sistema, denominado ThermaEYE, es de las pocas tecnologías con certificado y reconocimiento oftalmológico para el tratamiento del ojo seco imponiéndose como el procedimiento más adecuado y avanzado en la actualidad. Además, esta tecnología también le sirve al oftalmólogo en su consulta habitual para tratar otras patologías oculares como la blefaritis (inflamación de párpados).

Según explican los especialistas en ojo seco de la Clínica Oftalvist, ThermaEye va un paso más allá en cuanto al diagnóstico y tratamiento a seguir pues "aplica la tecnología de la luz pulsada para disminuir la inflamación crónica de las glándulas sebáceas localizadas en nuestros párpados superiores e inferiores, algo imposible hasta ahora por razones de seguridad. Esta secreción grasa es la responsable de dar estabilidad a la película lagrimal, tan importante para nuestra correcta función visual ya que hasta ahora solo se le prescribía al paciente remedios poco científicos y de difícil cumplimiento como la aplicación de calor y presión sobre los párpados en casa”. Este tratamiento se realiza en 3 sesiones divididas a lo largo de un mes, y es conveniente repetirlo una o dos veces al año al tratarse el ojo seco de un problema crónico. “Cada sesión dura alrededor de unos 5 ó 10 minutos, es totalmente indoloro y de sencilla aplicación", explican.  Además, "algunos de los tratamientos habituales como la aplicación de lágrimas artificiales, los complementos nutricionales de omega 3 o incluso en algunos casos el uso de ciclosporina o corticoides nutricionales no hay que abandonarlos", matizan.

Desde Oftalvist subrayan no obstante la importancia de la detección precoz y la prevención ante cualquiera de estos síntomas comunes de ojo seco como lo son la irritación, sensación de cuerpo extraño, enrojecimiento y visión borrosa: "Si no ponemos los medios para mejorar el funcionamiento de estas las glándulas encargadas de favorecer la humectación normal de la córnea, tenderán a atrofiarse y a producir una secreción cada vez más espesa que incluso llega a asemejarse a la de la pasta de dientes, lo que será perjudicial para la superficie ocular y por tanto para nuestra visión".