Pide cita
Oftalvist Granada

El problema de la vista cansada y cómo solucionarlo

La presbicia afecta al 100% de la población, pero existen operaciones que pueden corregirla

¿Has notado alguna dificultad para leer de cerca o tienes que alejar los objetos para dejar de verlos borrosos? Los primeros síntomas llegan entre los 40 y 45 años y es lo que los oftalmólogos llaman presbicia o vista cansada. 

En las clínicas oftalmológicas de Oftalvist son pioneros desde 2012 en incorporar en sus más de 30 centros en España una plataforma láser de femtosegundo para la cirugía de vista cansada. Una avanzada tecnología para resultados más precisos que con la cirugía tradicional manual.

Desde hace dos años, cuando Oftalvist se convirtió el servicio de oftalmología de HLA Inmaculada, su equipo médico formado por los doctores Eva Delgado, Carlos Gálvez y Enrique Iboleón, hacen posible esta operación de presbicia en Granada. 

«La presbicia empieza a aparecer a partir de los 45 años, forma parte del proceso natural del ojo, que va cambiando sus características internas, lo cual afecta a la capacidad para enfocar de cerca» explica la doctora Eva Delgado, de la clínica oftalmológica en Granada Oftalvist, actual servicio de oftalmología de HLA Inmaculada. «La presbicia forma parte del proceso natural de envejecimiento, no es algo que se pueda prevenir», subraya la doctora Eva Delgado

La presbicia, o vista cansada, es algo que termina afectando al 100% de la población, «no es una enfermedad, ni está determinada por ningún agente externo, depende de la evolución, al igual que con el paso del tiempo se ven afectadas otras partes del cuerpo», explica la doctora Delgado. Hay personas que lo pueden notar antes, por ejemplo, las personas con hipermetropía es probable que empiecen a tener problemas de enfoque antes y, sin embargo, las personas miopes pueden desarrollarlo más tarde, pero al final, irremediablemente aparece la presbicia.

En lo que respecta a su causa principal, se trata de una pérdida de elasticidad de la lente natural del ojo, conocida como cristalino. «Cuando este cristalino es joven, es capaz de deformarse. El ojo está enfocado de forma natural de lejos, y cuando se mira un objeto cercano cambia de forma. Esto permite el enfoque, pero al paso del tiempo se vuelve más rígido, con lo cual, aunque no se presenten problemas al enfocar objetos lejanos, pero impide que se pueda enfocar de cerca», nos cuenta la doctora Delgado.

Avances en la operación de presbicia

«En la última década, el principal avance es el láser de femtosegundo, que al igual que en cirugía refractiva, también se usa para realizar una parte importante en la cirugía de la catarata», explica el doctor Carlos Gálvez. Este láser hace la incisión en el cristalino, que es la parte que se va a tratar, y posteriormente lo divide en trozos. La cirugía consiste en entrar dentro del ojo y aspirar el resto del cristalino que queda. 

En lo que respecta a la seguridad dentro del quirófano, el doctor Carlos Gálvez nos explica que «existe una relación muy estrecha entre los avances tecnológicos y la seguridad, los profesionales estamos acostumbrados a operar, pero en los último años gran parte de los pasos que antes se daban a mano se están sustituyendo por el láser. Con esto la incisión que se hacía antes, que podía ser más o menos exacta, ahora se realiza con más precisión. Esto disminuye la posibilidad de tener algún problema durante la cirugía, por lo que aumenta la seguridad del procedimiento». 

Lentes intraoculares trifocales y sus resultados

La vista cansada, o presbicia, es algo que se va a dar en el 100% de las personas llegados los 45 o 50 años. «Las soluciones a esto pueden ser usar gafas, o hacer una operación», explica el doctor Enrique Iboleón. «En Oftalvist se realiza una operación que consiste en quitar el cristalino y sustituirlo por una lente intraocular. Entre la amplia gama que disponemos, lo más parecido hoy en día al ojo humano son las lentes trifocales. Esta lente lleva tres focos para cubrir larga, media y corta distancia. Poner esta lente supone una intervención bastante rápida, se hace con anestesia tópica, y el paciente empieza a notar los resultados desde el día siguiente de la operación», nos cuenta el doctor Iboleón. 

Este tipo de intervención se recomienda a todos aquellos pacientes que empiecen a tener vista cansada, pero esto depende del caso de cada persona. «En caso de que el paciente vea bien de lejos, pero use gafas para distancias cortas, se recomienda a partir de los 55 años. Si el paciente tiene gafas para lejos y cerca, se puede hacer a partir de los 50, sobre todo en el caso de aquellas personas que padecen hipermetropía. En pacientes miopes, se podría hacer un estudio más individualizado, por lo que la edad puede variar de un paciente a otro», explica el doctor Enrique.

En lo que respecta al postoperatorio, nos cuenta el doctor Iboleón que «es bastante rápido». Se trata de una intervención con anestesia tópica, que dura entre 15 y 30 minutos. «Se quita el cristalino y se sustituye por la lente trifocal. Tras la operación el paciente tiene que usar unas gotas durante unas cuatro semanas o un mes. Sin embargo, prácticamente el día después de la operación el paciente empezará a ver correctamente y se encontrará bien», explica el doctor Iboleón.

 

Versión completa