Noticias

Prevención y tratamiento contra la ceguera por DMAE

La degeneración macular asociada a la edad o DMAE es una de las principales causas de ceguera irreversible en nuestro país con mayor prevalencia a partir de los 65 años

Uno de los problemas más frecuentes en las consultas de los especialistas en retina es la DMAE o Degeneración Macular Asociada a la Edad. Es una enfermedad degenerativa que afecta a la visión central de la retina, llamada mácula, con cada vez más incidencia en la población como consecuencia del aumento de esperanza de vida en nuestro país.  

Varios estudios ya señalan a España como uno de los países más envejecidos en 2050 con personas mayores a partir de 65 años, de los cuales entre un 7%-10% padecen DMAE según las últimas publicaciones científicas. Unas cifras que aumentan exponencialmente a mayor edad. 

“El aumento de la edad de los pacientes, aumenta la prevalencia de la dmae. En el pasado, al no contar con tecnología diagnóstica precisa y tratamientos efectivos, esta enfermedad estaba infradiagnosticada”, explica el  doctor Manuel Pacheco de la Unidad Clínica de Retina de Oftalvist en Cáceres, grupo oftalmológico recién fusionado con el conocido centro del doctor José Manuel Guerra Crespo en esta ciudad. 

No obstante, insiste el doctor, que hoy en día “en pacientes con degeneración macular activa, una actuación preventiva junto con un tratamiento precoz se pueden conseguir buenos resultados ya sea evitando la progresión de la enfermedad o incluso mejorándola. Lo que ha ocurrido en estos últimos meses es que muchos pacientes con DMAE no han seguido su pauta de seguimiento y tratamiento y han empeorado mucho en este periodo de pandemia”, subraya. 

El doctor aclara que el tratamiento para la DMAE en su forma húmedase realiza en los centros Oftalvist con medicamentos antiangiogénicos que se inyectan de forma intravítrea en el ojo según la pauta adecuada a cada paciente, ya sea mensual, bimensual o a más largo periodo. El seguimiento de este protocolo se convierte por tanto en una parte fundamental para el mejor  pronóstico de la calidad visual de estos pacientes. Y en el caso de suspender el tratamiento, “sería como volver al principio y el estado de su visión puede ser incluso peor de cómo se había empezado”, insiste. 

Por su partepara los pacientes con degeneración macular atrófica o seca, “la más frecuente y con mayor índice de ceguera a nivel mundial, no tiene un tratamiento específico y efectivo hasta el momento”, señala el doctor Pacheco. 

De ahí “la importancia del diagnóstico precoz ya que el tratamiento en el estadio más temprano de esta enfermedad, en cualquiera de sus formas, mejorará siempre su pronóstico”. 

Avances en DMAE 

El Grupo Oftalvist participa y coordina actualmente un programa de ensayos clínicos con dos estudios internacionales en concreto sobre la atrofia asociada a la DMAE con los que se están obteniendo resultados esperanzadores para frenar el deterioro que sufren estos pacientes en la visión y de los que podrán beneficiarse en un futuro próximo en los centros de Oftalvist. 

Además, el grupo oftalmológico también se ha implicado en proyectos de investigación para reducir el número de inyecciones intravítreas en pacientes con DMAE húmeda, edema macular diabético y trombosis venosas de la retina con fármacos de mayor duración en el ojo. 

Otras enfermedades de la retina asociadas a la ceguera

Cabe mencionar que otro de los motivos habituales de consulta e incluso de urgencias en las clínicas especializadas en retina, como es el caso de Oftalvist,  son los desprendimientos de retina y la patología vítreo-macular (agujero macular y membranas epirretinianas).  “El desprendimiento de retina una patología en la que la retina se desprende del epitelio pigmentario y amenaza una correcta función visual, puesto que si no se recupera, fundamentalmente con técnicas quirúrgicas, se puede perder la visión”, advierte el doctor Pacheco. 

Los síntomas de un desprendimiento de retinaque nos pueden alertar según los especialistas son “la aparición de una sombra oscura en el campo visual, visión borrosa repentina, visualización de moscas volantes y/o distorsión en las imágenes”. 

Por suerte, hoy en día la vitrectomía es la solución más efectiva. “Se trata de una cirugía de mínima incisión con la que actuamos sobre el gel vítreo que es el principal responsable de los desgarros, por la tracción que ejercen las fibras del vítreo sobre esa retina, o en el otro caso sobre las alteraciones que producen los agujeros retinianos y membranas epirretinianas”, añade el doctor. Por tanto, si se coge a tiempo y la técnica quirúrgica escogida es la adecuada “el porcentaje de curación y recuperación visual es elevado”. 

Algo que preocupa también a pacientes que se someten a un tratamiento por desprendimiento de retina es la recuperación. “En general el postoperatorio tras una vitrectomía es favorable y el paciente puede hacer vida normal los días posteriores aunque sí puede exigir una serie de cuidados entre 2 y 4 semanas para no comprometer la zona ocular que ha sido intervenida”.