Ojo seco

El ojo seco o síndrome de ojo seco (SOS) es un proceso que afecta a mucha gente todavía por diagnosticar. Se calcula que más del 60% de la población mayor de 45 años sufre este trastorno, alrededor de unos 5 millones de personas en España. Una patología ocular que afecta principalmente a mujeres incrementándose con la edad, hasta en un 80% en mayores de 60 años.

¿Qué es ojo seco?

El ojo seco es una irregularidad ocular en la que el ojo produce una cantidad de lágrimas insuficiente, muy relacionado con los cambios hormonales en el caso de las mujeres, así como por su mala calidad o rápida evaporación, generalmente provocado por alteraciones en las glándulas de Meibomio (DGM).

Estas glándulas, que se encuentran en los párpados y segregan lípidos (grasas), son las encargadas de lubricar la superficie ocular y evitar que se evapore la película lagrimal, lo que se conoce como Disfunción de las Glándulas de Meibomio (DGM).

Unas circunstancias que afectan a la superficie ocular compuesta por los párpados, la película lagrimal, la conjuntiva y la córnea.

Esta falta o inexistencia de la lágrima en el ojo va a suponer un problema ya que la lágrima es la encargada de nutrir, humidificar y lubricar la superficie del ojo.

Se sitúa debajo de los párpados y funciona como el aceite de una máquina para que el parpadeo pase de forma suave sobre el ojo sin rascarlo ni dañarlo.

Causas del síndrome de ojo seco

En la actualidad, el ojo seco es una de las causas más frecuentes o motivo de urgencia más común en un servicio oftalmológico por las molestias generadas ya que afecta, según la severidad, a la calidad de vida de los pacientes que lo padecen.

En esta línea, existen múltiples factores que ocasionan la Disfunción de las Glándulas de Meibomio (DGM) de las personas que padecen ojo seco, provocando que la película lagrimal se rompa y quede expuesta al aire.

Por tanto, puede influir en su aparición en los siguientes escenarios:  

  • Alteraciones en la piel: acné rosácea.
  • Trastornos alérgicos.
  • Enfermedades reumáticas: antidepresivos, antihistamínicos o anticonceptivos, entre otros.
  • Cambios hormonales: la menopausia.
  • Adicción al tabaco.
  • Haberse sometido a una cirugía ocular previa, como la cirugía Lasik, para el tratamiento de la miopía, hipermetropía y/o astigmatismo,  ya que se puede producir una disminución de la sensibilidad de la córnea.
  • El abuso de lentes de contacto que incluso pueden llegar a provocar una úlcera corneal
  • Leer durante largos periodos de tiempo ya que se reduce la frecuencia del parpadeo y la lágrima se evapora más rápido.
  • Usar un dispositivo electrónico con mucha frecuencia puede producir una mayor evaporización del lagrimal. 
  • Envejecimiento, en especial a partir de los 50 años. 
  • Ambientes interiores (aire acondicionado, sistemas de calefacción) y ambientes exteriores (principalmente climas áridos con bajos niveles de humedad y con mucho viento)
  • Coger mucho el avión: el aire de las cabinas del avión es muy seco.
  • Algunas enfermedades como la diabetes, el lupus, la artritis reumatoide o el síndrome de Sjorgren pueden contribuir a la aparición de ojo seco. 
  • Problemas de párpados: como la blefaritis,  la imposibilidad de cerrar el párpado, una enfermedad causada por el envejecimiento o tras una cirugía de blefaroplastia, llamada lagoftalmos puede ocasionar ojo seco grave. 
  • Una operación de ojos con láser o cirugía refractiva corneal en general también puede causar ojo seco.  

La contaminación también afecta al ojo seco

Los altos niveles de contaminación del aire están relacionados con problemas de salud, principalmente del tipo respiratorio. Esta alta concentración de polución en el aire, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), contiene materia particulada, ozono, dióxido de nitrógeno y dióxido de azufre.

Como consecuencia, la falta de humedad y el aumento de la contaminación del aire, por el humo de los coches y los compuestos químicos de las fábricas, contribuyen a un crecimiento de inflamaciones oculares y la aparición del ojo seco.

Síntomas del ojo seco

Algunos de los síntomas que nos pueden indicar estar ante un caso de ojo seco, además de sequedad ocular, son:

  • Ardor: sensación de quemazón.
  • Picor: sensación de picazón en los ojos.
  • Enrojecimiento.
  • Sensación de arenilla.
  • Malestar al realizar tareas cotidianas como la lectura, conducción o fijar la mirada en una pantalla de televisión, así como por la intolerancia a las lentes de contacto.
  • También se puede notar visión borrosa o excesiva sensibilidad a la luz.
  • Pesadez en los párpados.
  • Fotofobia (hipersensibilidad a la luz)
  • Fatiga visual.
  • Ojos llorosos, ya que la sequedad de la superficie del ojo sobreestimula la producción del componente acuoso de las lágrimas como mecanismo de protección.
  • El ojo seco también produce inflamación y dolor. 

Será necesaria la visita inmediata a su oftalmólogo ante la presencia de estos síntomas ya que su origen multifactorial hace difícil su diagnóstico y tratamiento. Su oftalmólogo deberá realizarle por tanto una correcta exploración para determinar las causas de su sintomatología y el estado evolutivo de su ojo seco.

Diagnóstico del ojo seco

Hasta ahora, el diagnóstico del ojo seco era relativamente complejo ya que no existía ninguna prueba diagnóstica que ayudara a la detección, identificación y medición de la gravedad de esta molesta patología.

Hasta entonces, algunas pruebas que se realizaban en las consultas de oftalmología eran la tinción de la superficie ocular con fluoresceína, para una visualización más detallada de la córnea, así como para ver la presencia o no de posibles úlceras corneales. También se ha utilizado un Test de Schirmer consistente en la colocación de pequeñas tiras de papel de filtro en los párpados inferiores de ambos ojos a fin de cuantificar la producción de lágrimas del paciente. 

En Oftalvist hemos adquirido una avanzada tecnología llamada DX Analyzer para dar un salto cualitativo en materia diagnóstica y obtener un mayor control, seguimiento y prevención del ojo seco.

 Analyzer es una herramienta útil, efectiva y gran precisión para el análisis de la calidad de la película lagrimal

DX Analyzer

DX Analyzer es una herramienta útil, efectiva y de gran precisión para el análisis de la calidad de la película lagrimal que nos ofrece datos importantes para conocer los cambios objetivos de la película lagrimal y la calidad visual del paciente en cada momento. Gracias a esta información el oftalmólogo especialista podrá valorar el mejor tratamiento terapéutico para aplicar al paciente. 

Test de OSDI

El test de OSDI sirve para establecer el tipo de gravedad y clasificación del ojo seco según su sintomatología. Nos da una pista por tanto del tipo de ojo seco que tiene el paciente, así como del tratamiento.

Descargue el siguiente PDF para realizar el test y marque la casilla que mejor se ajuste a su situación. Obtendrá una puntuación que clasifica su ojo seco en normal, leve/moderado o moderado/grave.

Descargar PDF

Tratamiento del ojo seco

Al tratarse generalmente de una patología ocular crónica y progresiva, el tratamiento hasta ahora solía ser a largo plazo

Lágrimas artificiales

El tratamiento clásico más extendido consistía en la aplicación de lágrimas artificiales sin conservantes para ayudar a mantener la humedad.  Compuestas por agua, son una solución salina isotónica o hipotónica que ayudan a alargar la permanencia de lágrima artificial sobre la superficie ocular, además de prevenir cualquier contaminación, así como prevenir cualquier tipo de irritación ocular. 

Ciclosporina tópica

En casos más complejos, se han utilizado colirios con factores de crecimiento obtenidos del suero propio del paciente y fármacos inmunosupresores para luchar contra la inflamación, como la ciclosporina A. 

Sondaje de las glándulas de Meibomio

Se trata de un procedimiento quirúrgico no invasivo que tiene como objetivo abrir el conducto de salida de las glándulas de Meibomio, extraer el contenido graso de su interior y aplicar un antibiótico para normalizar la flora microbiana. Se realiza con sedación superficial y es indoloro.

Exfoliación del borde libre de los párpados y drenaje glandular

Es una de las técnicas menos invasiva. Se trata de eliminar la membrana que tapona las glándulas de Meibomio mediante una exfoliación. A continuación, se realiza un masaje para vaciar el contenido de las glándulas aplicando frío y antioxidantes para reducir la inflamación de los párpados y mejora el drenaje linfático.

Otros tratamientos

Otros tratamientos que se han utilizado, pautados eso sí, únicamente por un oftalmólogo son: corticoides tópicos, hialuronato sódico, lágrimas de suero autólogo, pilocarpina (en pacientes con síndrome de Sjögren) o ácido hialurónico en combinación con otros productos como la goma xantana o el HP-guar, entre otros. 

Tratamiento de Luz pulsada para ojo seco

Además de los procedimientos mencionados, en la Unidad de Ojo Seco de Oftalvist hemos dado el paso hacia las nuevas tecnologías de luz pulsada que ofrecen datos mucho más veraces y útiles para establecer un tratamiento duradero más efectivo y seguro.

Por ello disponemos de dos avanzadas tecnologías láser de luz pulsada (ThermaEye y Ellipse) de alta frecuencia no invasivas e indoloras que sirven para estimular las glándulas de Meibomio sin necesidad de entrar a quirófano.  La luz pulsada ayuda a estimular la circulación y actúa sobre las terminaciones nerviosas a fin de controlar la producción y secreción de grasas mejorando la calidad visual del paciente con excelentes resultados. 

Para más información sobre nuestro procedimiento para el tratamiento de luz pulsada pincha aquí. 

Thermaeye y Ellipse ojo seco

Prevención del ojo seco

Las personas más susceptibles de padecer ojo seco pueden encontrar alivio incorporando a su dieta ácidos grasos omega-3 que se pueden encontrar en alimentos como el pescado azul, el salmón, la sardina, el atún, la caballa o la trucha, además de mariscos, como el cangrejo, las gambas o los mejillones.

También se recomiendan alimentos vegetales como las semillas de lino o las de chía, así como frutos secos como las nueces y beber mucho líquido. 

Estudios recientes afirman que dietas bajas en omega-3 y antioxidantes, pero ricas en omega-6 producen un estrés oxidativo que genera efectos inflamatorios sobre las glándulas de Meibomio, la córnea y la conjuntiva.

Además, también se recomienda estar alejado de ambientes secos, corrientes de aire, del humo del tabaco y de los aires acondicionados que pueden irritar mucho nuestros ojos ya que favorecen la evaporización de la lágrima. También es aconsejable utilizar en invierno un humidificador e incluso gafas de sol protectoras todos los meses del año. 

Por otro lado, es conveniente parpadear con frecuencia, limpiar las pestañas (donde se encuentran las glándulas lagrimales) con compresas calientes o ponerse lágrimas artificiales de vez en cuando para compensar la falta de lágrima natural. 

Preguntas frecuentes

¿El ojo seco solo se tiene en un ojo?

No, de hecho, es frecuente padecer ojo seco en ambos ojos. Puede ocurrir que la afección sea asimétrica, es decir, molesta en un ojo y en el otro no.

¿Qué tipo de lentillas debo usar si tengo ojo seco?

Lo primero es que el oftalmólogo especialista haga una completa exploración de tu ojo para valorar el mejor diagnóstico y solución. Si tienes ojo seco debes saber que no puedes abusar de tus lentes de contacto y que deberás llevar unas que se ajusten las condiciones anatómicas y fisiológicas de tus ojos. Además, deberás ser estricto en las revisiones oculares y en la manipulación de las mismas.

¿El ojo seco se cura?

El ojo seco es una alteración crónica de la que no existe ninguna cura definitiva.  La mitad de los pacientes que se atienden con síntomas de ojo seco tienen el origen del problema en los párpados. Por ejemplo un paciente con ectropion (enfermedad en los párpados), sí puede ser tratado y se le solucionará su problema de ojo seco. En los casos que no se pueda ofrecer un tratamiento definitivo, el oftalmólogo minimizará los efectos negativos que produce este síndrome en nuestra visión. En esta línea disponemos de un novedoso sistema de luz pulsada que ha supuesto hoy en día la solución más avanzada y no invasiva para tratar los síntomas de esta patología.

¿Qué es el ojo seco severo?

El ojo seco severo es cuando este síndrome se cronifica ya que la falta o inadecuada composición de la lágrima se convierte en un problema más grave y por tanto se intensifican las molestias comprometiendo la calidad de visión del paciente. 

¿Todos los ojos secos son iguales?

No. Según la severidad del problema existen cuatro grados. Aunque los síntomas son los mismos, los ojos secos pueden ser causados por una disminución de la cantidad de las lágrimas o una evaporización de las mismas. 

¿Tiene complicaciones el ojo seco?

El ojo seco no suele acarrear complicaciones, pero sí molestos síntomas como irritación, picazón, enrojecimiento o sensación de arenilla en los ojos. Si se intensifica esta dolencia pueden llegar a aparecer lesiones en la córnea. 

¿El ojo seco puede provocar un ojo lloroso?

Sí. Cuando la cantidad o calidad de la lágrima no es buena el organismo estimula la segregación de la lágrima. No obstante, cuando ésta sigue siendo escasa se vuelve a generar más lágrima. Y así sucesivamente hasta que se llega a un límite de la capacidad del sistema de drenaje lagrimal y el ojo seco comienza a llorar. 

¿Qué enfermedades provocan el ojo seco?

 Algunas enfermedades que afectan a la glándula lagrimal, así como sus conductos suelen ser enfermedades autoinmunes como el lupus y la artritis reumatoide que pueden desarrollar la condición de ojo seco. También enfermedades relacionadas con la diabetes y el herpes zóster.

¿Qué medicamentos pueden causar ojo seco?

Algunos pueden ser los siguientes: diuréticos para tensión arterial alta, beta bloqueadores para el corazón o tensión arterial alta, antihistamínicos para las alergias, medicamentos para la ansiedad, calmantes para el dolor o pastillas para dormir. 

¿Existe algún remedio natural para el ojo seco?

No existe ningún remedio natural que ayude a curar el ojo seco, pero sí a ayudar a reducir sus síntomas, así como a su prevención. Se recomienda por tanto incluir en la dieta productos con ácidos grasos omega-3 (como el pescado azul o los frutos secos) para reducir la inflamación del ojo seco, poner aceite de ricino sobre los ojos para disminuir la evaporización de la lágrima o aceite de coco sobre los párpados para evitar la irritación al tener propiedades anti-inflamatorias. Por su parte, la cantidad de vitamina A que tiene el agua de rosas también ayudará a la formación de lágrimas. Además, también se aconseja descansar adecuadamente, humedecer y limpiar los párpados cada cierto tiempo y reducir el uso de aparatos móviles. 

¿Cómo se puede aliviar el síndrome de ojo seco?

Para aliviar las molestias del ojo seco será necesario que el paciente siga las indicaciones que el oftalmólogo especialista le prescriba para cumplir en casa, tras un adecuado tratamiento terapéutico personalizado.