Estrabismo infantil

¿Qué es el estrabismo infantil?

El estrabismo infantil es la pérdida de paralelismo de los ojos del niño. Como consecuencia, se produce una desviación anormal de uno o ambos ojos en alguna de las posiciones de la mirada. Esta falta de alineación hace que ambos ojos no puedan enfocar un mismo punto simultáneamente. Puede ocurrir que uno de los ojos sea el dominante y el otro sea el se desvía, así como alternancia entre ambos. 

Una de las consecuencias más frecuentes del estrabismo infantil es que al percibir imágenes diferentes, el cerebro descarta una de ellas para evitar visión doble o diplopia, por lo que se corre el riesgo de que el ojo que no se utiliza no desarrolle adecuadamente su visión y se convierta en ojo vago o ambliope. 

Al nacer, y durante los primeros meses de vida, es frecuente que apreciemos cierto grado de desviación que puede ser normal. Si esto ocurre de manera constante o pasados los 6-7 meses de edad, puede que se trate de un estrabismo. Por eso, todos los niños que desvíen un ojo, deben ser explorados por un especialista en estrabismo infantil u oftalmólogo pediatra a los seis o siete meses de edad.

Hay que distinguir de un estrabismo lo que llamamos el pseudoestrabismo. En este caso da la sensación de que cuando el niño mira hacia un lado existe una desviación ocular, pero los músculos funcionan correctamente. Es decir, los ojos mantienen un paralelismo adecuado y no hay alteraciones de la visión binocular. Es un falso estrabismo que no precisa tratamiento porque al crecer el puente nasal del canto interno de ambos ojos se aproximará y dejará de dar esa sensación de desviación.

Tipos de estrabismo infantil

Estrabismo monocular

Este tipo de estrabismo se produce cuando un ojo fija la mirada y el otro aparece desviado. Se trata del más frecuente. 

Estrabismo alternante

En este tipo de estrabismo la función de los ojos va cambiando. El ojo que fija la mirada y el que aparece desviado va cambiando. El cerebro se queda con la imagen que le ofrece el ojo que fija la mirada.

Estrabismo intermitente

Este tipo de estrabismo, según su persistencia, puede aparecer en situaciones puntuales tales como en épocas de estrés, fatiga o por algún tipo de enfermedad. También puede producirse cuando el paciente mira a una distancia cercana y la visión media y lejana desaparecen. 

Estrabismo convergente o esotropía

Según la dirección en la que se desvía el ojo, este tipo de estrabismo infantil es uno de los más frecuentes. El globo ocular se desvía hacia el interior.

Estrabismo divergente o exotropía

En este caso, el globo ocular se desvía hacia el exterior. 

Hipertropía e hipotropía

Por último, este tipo de estrabismos infantiles son los menos frecuentes. En el caso de la hipetropía el globo ocular se desvía hacia arriba y, en el caso de la hipotropía, el globo ocular se desvía hacia abajo. 

Causas del estrabismo infantil

En la aparición de un estrabismo infantil pueden influir diferentes causas. Las más frecuentes son:

  • Un inadecuado funcionamiento de los músculos oculares por parte del cerebro.
  • La asociación con un defecto refractivo: principalmente suele ser la hipermetropía.
  • Causado por problemas cerebrales.  Ejemplo: por una parálisis cerebral, hidrocefalia o prematuridad. 
  • Síndrome de Down.
  • Una catarata.
  • Cualquier lesión en el ojo que afecte a la visión. 

Los estrabismos también surgir a cualquier edad cuando por existe un cuadro fuerte de estrés en donde nuestro sistema nervioso central se sobrecarga y se produce un desalineamiento de la posición de los ojos. 

Síntomas del estrabismo infantil

La principal consecuencia o síntoma que produce un estrabismo infantil es un ojo vago, así como el cálculo de las distancias ante la dificultad de la visión en tres dimendiones. Esto puede provocar dolor de cabeza. Además, por razones estéticas el estrabismo puede afectar en la faceta social de una persona de forma notoria. 

Otro síntomas: 

  • Visión doble o diplopia.
  • Dificultad en la lectura.
  • Fatiga visual.
  • Inclinación de la cabeza para usar ambos ojos.
  • Entrecerrar un ojo cuando hay luz. 

Diagnóstico del estrabismo infantil

La detección precoz por parte de un oftalmólogo especialista en estrabismo infantil es clave durante cualquier visita rutinaria. Se recomienda que ante la duda los familiares acudan a consulta incluso cuando el paciente aún es bebé para que el tratamiento sea más eficaz. 

La exploración consistirá en una prueba de agudeza visual y refracción para evaluar el ojo vago, así como la evaluación del tipo de estrabismo y cuál podría haber sido la causa del mismo. También se realizan pruebas con una gafas especiales para examinar la capacidad de ver en relieve. El especialista en estrabismo infantil puede llegar a solicitar una resonancia nuclear magnética o pruebas videooculográficas. 

El pronóstico visual será mejor cuanto antes se diagnostique y se trate, evitando además otro tipo de problemas no sólo funcionales, como los complejos o el fracaso escolar.

Tratamiento del estrabismo infantil

Corrección óptica

El estrabismo puede ser corregido con gafas, oclusiones o parches para hacer desaparecer el defecto refractivo u ojo vago que ha ocasionado el estrabismo. Deberá ser un oftalmólogo pediatra el que valore en cada caso cuál es el mejor tratamiento para el niño.

Terapia visual

En nuestro Gabinetes de Terapia Visual de Oftalvist realizamos por parte de un equipo de optometristas comportamentales una serie de ejericios musculares que contribuyen a alinear los ojos correctamente para enfocar objetos, sobre todo, cercanos. El objetivo es conseguir que los dos ojos vean a la vez y corregir la desviación ocular. 

Cirugía

En la cirugía actuamos sobre los músculos extraoculares encargados de la movilidad del ojo para debilitar o reforzar su acción  consiguiendo un adecuado alineamiento de los ojos. La unidad de cirugía plástica ocular suele ser la responsable de ocuparte de este tipo de intervenciones. 

La inyección de la toxina botulínica puede ser una alternativa a la cirugía en algunos casos. 

Prevención del estrabismo infantil

El estrabismo infantil no se puede prevenir. Solo los padres y el oftalmólogo especialista pueden detectar a edades tempranas mediante una exploración esta patología ocular que se recomienda realizar a los 3 años aunque no haya ningún síntoma, así como otra a los 5 años cuando acaba de madurar nuestro sistema visual. 

PREGUNTAS FRECUENTES

¿El estrabismo infantil se puede prevenir?

No, pero será de vital importancia el papel que ejercen los padres ya que ellos serán los primeros en darse cuenta si el niño desvía o no los ojos por lo que sí se puede detectar de una forma precoz.

¿Existe una edad límite para corregir eficazmente un estrabismo?

Lo normal es intentar detectarlo antes de los 7 años de edad para poder corregir adecuadamente un estrabismo.

¿Qué pasa si no se trata un estrabismo?

La consecuencia más grave del estrabismo es el ojo vago u ambliopía. Al estar los ojos desviados, el cerebro del niño se adapta a esta situación para no ver doble suprimiendo la visión de uno de los ojos por lo que aparece el ojo vago.