Estrabismo infantil

El estrabismo en niños y bebés

El estrabismo infantil es la pérdida de paralelismo de los ojos del niños y como consecuencia se produce una desviación anormal de uno o ambos ojos en alguna de las posiciones de la mirada. Esta falta de alineación hace que ambos ojos no puedan enfocar un mismo punto simultáneamente.

Según el plano en que se produzca la desviación, podemos agrupar a los estrabismos del siguiente modo:

  • Horizontales: el ojo se desvía hacia adentro o hacia fuera.
  • Verticales: el ojo se desvía arriba o hacia abajo con respecto al otro.

Al nacer, y durante los primeros meses de vida, es frecuente que apreciemos cierto grado de desviación que puede ser normal. Si esto ocurre de manera constante o pasados los 6-7 meses de edad, puede que se trate de un estrabismo. Por eso, todos los niños que desvíen un ojo, deben ser explorados por el oftalmólogo a los seis o siete meses de edad.

Hay que distinguir de un estrabismo lo que llamamos el pseudoestrabismo. En este caso da la sensación de que cuando el niño mira hacia un lado existe una desviación ocular, pero los músculos funcionan correctamente. Es decir, los ojos mantienen un paralelismo adecuado y no hay alteraciones de la visión binocular. Es un falso estrabismo que no precisa tratamiento porque al crecer el puente nasal del canto interno de ambos ojos se aproximará y dejará de dar esa sensación de desviación.

Estrabismo: causas

En la aparición de un estrabismo pueden influir diferentes causas. Las más frecuentes son:

  • Un inadecuado funcionamiento de los músculos oculares por parte del cerebro.
  • La asociación con un defecto refractivo: principalmente suele ser la hipermetropía.
  • Problemas cerebrales.

Corrección de estrabismo: tratamiento

El estrabismo puede ser corregido con gafas, oclusiones o parches, toxina botulínica o cirugía. El pronóstico visual será mejor cuanto antes se diagnostique y se trate, evitando además otro tipo de problemas no sólo funcionales, como los complejos o el fracaso escolar. Deberá ser un oftalmólogo pediatra el que valore en cada caso cuál es el mejor tratamiento para el niño.

En la cirugía actuamos sobre los músculos extraoculares encargados de la movilidad del ojo para debilitar o reforzar su acción y consiguiendo un adecuado alineamiento de los ojos. Una detección precoz de un estrabismo ayudará a demás a evitar la aparición del ojo vago o ambliopía infantil, así como un mejor pronóstico.

PREGUNTAS FRECUENTES

¿El estrabismo infantil se puede prevenir?

No pero será de vital importancia el papel que ejercen los padres ya que ellos serán los primeros en darse cuenta si el niño desvía o no los ojos por lo que sí se puede detectar de una forma precoz.

¿Existe una edad límite para corregir eficazmente un estrabismo?

Lo normal es intentar detectarlo antes de los 7 años de edad para poder corregir adecuadamente un estrabismo.

¿Qué pasa si no se trata un estrabismo?

La consecuencia más grave del estrabismo es el ojo vago u ambliopía. Al estar los ojos desviados, el cerebro del niño se adapta a esta situación para no ver doble suprimiendo la visión de uno de los ojos por lo que aparece el ojo vago.