HIPERMETROPÍA

¿Qué es la hipermetropía?

La hipermetropía es un defecto ocular que provoca la falta de nitidez o visión borrosa de los objetos próximos como consecuencia de enfocar las imágenes por detrás de la retina y no directamente sobre ella. Por este motivo, una persona con hipermetropía puede tener problemas para ver la televisión, pero no para distinguir una señal de tráfico. Si la graduación es muy elavada, también pueden llegar a verse borrosos los objetos lejanos.

Cuando nacemos, todos somos hipermétropes y, conforme se va desarrollando nuestro cuerpo, también lo hacen nuestros ojos. Si el crecimiento del ojo, por tanto, es menor de lo necesario, ese ojo será hipermétrope siempre, a no ser que se corrija más adelante tras previa valoración del oftalmólogo.

La hipermetropía puede aparecer sola o combinada con astigmatismo. 

Causas de la hipermetropía

Se produce porque el ojo es más corto de lo normal o porque la córnea es demasiada plana.

En el paciente hipermétrope los objetos se enfocan detrás de la retina y no sobre ella, a diferencia de lo que ocurre en un paciente emétrope (sin graduación).

En las personas jóvenes, si la hipermetropía no es muy grande, puede ser compensada con los músculos oculares y conseguir ver bien de lejos y aceptablemente de cerca, pero con la edad esta capacidad se pierde y se desenfocan los objetos de cerca y, más tarde, también los de lejos.

Este tipo de anomalía, aunque no aumenta con la edad estrictamente, se puede incrementar gradualmente (un hipermétrope puede ver con normalidad hasta los 35-40 años, a partir de esta edad su problema se incrementa), aunque la cifra aumenta hasta en un 60% a los 70 años de edad.

Síntomas de la hipermetropía

La hipermetropía es el defecto contrario a la miopía. Un paciente con hipermetropía ve peor de cerca que de lejos. Cuantas más dioptrías, más desenfocados verá los objetos cercanos. Los síntomas más comunes que pueden sufrir los pacientes con hipermetropía son:

  • Visión borrosa
  • Fatiga ocular o astenopatía: suele aparecer en personas con hipermetropía que realizan durante un tiempo prolongado actividades, por ejemplo delante del ordenador, que requieren visión de cerca, habitualmente con mala iluminación y/o con agotamiento físico o psíquico produciendo por tanto molestias visuales. 
  • Dolor de cabeza preferentemente en la región frontal al final del día tras el sobresfuerzo de acomodación del ojo por enfocar. La elevada intensidad de la cefalea puede provocar naúseas y vómitos. 
  • El estrabismo convergente (cuando el ojo se desvía hacia el centro) puede aparecer en alguna ocasión vinculado a personas con hipermetropía.  Como consecuencia de cuando el objeto llega borroso a nuestro cerebro, involuntariamente nuestro sistema nervioso busca acomodar los ojos para enfocar correctamente. Esta orden de acomodación va asociado a un reflejo de convergencia, es decir, de un desvío de los ojos hacia la nariz, algo normal. Cuando la convergencia es excesiva aparece el estrabismo convergente. Si lo logramos hacer desaparecer con el uso de gafas y la persona tiene hispermetropía hablaremos de estrabismo acomodativo.
  • Enrojecimiento ocular al final del día

También puede haber casos de hipermetropía no corregidas que pueden originar blefaroconjuntivitis (que es la asociación de la conjuntivits y la blefaritis o inflamación de los párpados), pero no es lo habitual.

¿Qué es la hipermetropía infantil?

La hipermetropía infantil suele aparecer a partir de los 4 años, cuando la graduación no es muy elevada. No obstante, es complicado detectar un ojo hipermétrope, ya que el niño suele compensar su mala de visión de cerca acomodando con el cristalino (o lente natural del ojo) para enfocar los objetos.

Por eso, es especialmente importante que los niños se hagan revisiones periódicas a edades tempranas cuando pueda colaborar con el oftalmólogo para la detección precoz de cualquier defecto refractivo infantil.

Síntomas: ¿Cómo detectar la hipermetropía infantil?

En el caso de un recién nacido, es un defecto muy frecuente que tiende a corregirse con el paso de los primeros meses de vida ya que cuando nacen, no está del todo desarrollado su sistema visual. 

No obstante,  si no se corrigiera, la hipermetropía ocular en niños deber ser detectada lo antes posible ya que de lo contrario se puede producir lo que conocemos como  ojo vago (baja visión de uno o ambos ojos por falta de uso durante el desarrollo de su sistema visual, escogiendo por tanto la visión del ojo con mejor defecto refractivo) o estrabismo infantil, especialmente si el estrabismo es convergente (el ojo se desvía hacia dentro). Se puede corregir total o parcialmente. 

Los profesores y los padres tienen un papel fundamental en la detección de este defecto refractivo ya que podría manifestarse en estos casos: 

  • Cuando el niño tiene problemas para leer o escribir. 
  • Bajo rendimiento escolar o malas notas, así como difucultad de concentración. 
  • Fatiga visual
  • Enrojecimiento, lagrimeo o escozor de los ojos que provoca que el niño se frote los ojos, parpadee excesivamente o arrugue la frente.

Tratamiento para hipermetropía en niños

Si la hipermetropía no desaparece durante la adolesciencia el oftalmólogo valorará como tratamiento la corrección óptica mediante  el uso de  gafas. Principalmente si la hipermetropía es alta y provoca sintomatología. Además, dependiendo de la edad del niño el oftalmólogo valorará corregir su hipermetropía con el uso de lentes de contacto si tiene problemas para practicar alguna actividad, deporte o en casos de anisometropía, es decir,  con una importante diferencia de graduación en ambos ojos.

Clasificación de la hipermetropía

Hipermetropía de curvatura

Se trata de el radio de la primera cara del cristalino que está disminuido respecto al ojo emétrope. 

Hipermetropía axial

Cuando se acorta el eje óptico. 

Hipermetropía de índice

Cuando aumenta el índice de refracción de algunos de los medios trasnparentes del globo ocular. 

Hipermetropía latente

Se compensa con el tono del músculo ciliar.

Hipermetropía manifiesta

No la compensa el tono del músculo ciliar y se clasifica en los siguientes tres tipos:

  • Hipermetropía facultativa: llegar a compensarse por un esfuerzo acomodativo.
  • Hipermetropía absoluta: no se compensa ni con el tono del músculo ciliar ni con el esfuerzo acomodativo.
  • Hipermetropía total: es la suma de la hipermetropía facultativa y la absoluta, y por tanto, la más importante.

Tipos de hipermetropía

Hipermetropía simple

Es la más común. Por lo general es una continuación de la hipermetropía infantil que se ha cronificado, es decir, un ojo que no ha crecido lo suficiente (el eje antro-posterior del globo ocular está disminuido).

Hipermetropía compuesta

Se debe a un acortamiento del vítreo y un aplanamiento de la córnea

Hipermetropía mixta

Cuando la córnea es plana y el vítreo es más largo, o la córnea es más curva  y el vítreo más corto.

Tratamientos de la hipermetropía

La hipermetropía se puede corregir con gafas y/o con lentes de contacto, así como con cirugía refractiva. Si bien es cierto que para hipermétropes medios-altos, la adaptación a su graduación puede ser difícil, ya que existe una disminución de su campo visual (a partir normalmente de unas 6 dioptrías).

Por su parte, la corrección definitiva, una vez se haya estabilizado la graduación, puede realizarse mediante procedimiento quirúrgico. Pero antes, el oftalmólogo realizará un completo examen oftalmólogico para evaluar el estado del ojo y el grosor de la córnea, a fin de valorar la técnica más adecuada y apta para el paciente. 

Pruebas de la hipermetropía

En Oftalvist pensamos que la primera consulta no es exclusivamente informativa sino una visita donde el paciente se marche a casa sabiendo si puede corregir y mediante qué ténica su hipermetropía, a través de las siguientes pruebas preoperatorias:

  • Medición de la tensión ocular.
  • Agudeza visual y graduación de la vista. 
  • Diagnóstico y estudio del segmento anterior y posterior del ojo.
  • Estudio ocular pormenorizado: biometría láser, topografía corneal, aberrometría y paquimetría corneal

Una vez obtenidos los resultados, los tratamientos quirúrgicos habituales son:

  • Cirugía  refractiva láser (o Lasik) realizada con láser de femtosegundo: esta técnica es la más utilizada por su probada seguridad y eficacia. Consiste en la modificación de la morfología de la córnea mediante un láser para cambiar la refracción total del ojo. 
  • Implante de lentes intraoculares (fáquicas): se valora en casos seleccionados (sin quitar el cristalino). Se trata de una cirugía ambulatoria, indolora, con anestesia local y muy segura. Corrigen  problemas de hipermetropía  en rangos de +0.5D a +10.0D, con o sin astigmatismo de hasta 6.0D.

Precio de la operación de hipermetropía

Infórmate de todas nuestras ventajas económicas para corregir tu miopía este mes: 

  • Primera consulta gratuita.
  • Precio cerrado de la operación: 890€/ojo.
  • También puedes financiar este tratamiento desde 24,72€/mes por ojoInfórmate sobre nuestros precios y financiación hasta 36 meses aquí.
  • Pruebas postoperatorias incluidas en el precio final del tratamiento hasta los primeros 6 meses tras la cirugía. 

Si deseas una cita o más información sobre nuestros precios especiales para la operación de hipermetropía, pincha aquí.

Preguntas frecuentes

Además de hipermetropía ¿Puedo tener algún otro defecto visual en el ojo?

Las únicas combinaciones posibles son hipermetropía y astigmatismo, o bien hipermetropía y presbicia o vista cansada. Pero nunca se podrá tener en el mismo ojo miopía e hipermetropía.

¿Cómo se corrige la hipermetropía?

La hipermetropía se corrige mediante uso de gafas y/o lentes compensadoras, así como con cirugía refractiva para su corrección definitiva. 

¿Cuánto dura la recuperación de una operación de hipermetropía?

El postoperatorio de una operación de hipermetropía es muy rápido. El paciente puede hacer vida normal transcurridas 48 horas aproximadamente tras la cirugía. 

¿Cuál es el límite de las dioptrías de hipermetropía para operarme?

Afortunadamente gracias las nuevas tecnologías láser se pueden operar hasta las 6 dioptrías un paciente hipermétrope. No obstante, será el oftalmólogo quien con las pruebas preoperatorias decida si el paciente es apto o no, o cuál es la mejor técnica para su corrección.

¿Se hereda la hipermetropía?

Sí. Los pacientes con padres hipermétropes tienen más riesgo de padecer hipermetropía que los que no tienen.

¿Se puede prevenir la hipermetropía?

No. Por ello son muy importantes las revisiones oculares periódicas, principalmente en la infancia. Además, es aconsejable que los pacientes con hipermetropía se realicen una revisión anual ya que puede estar asociado a otras enfermedades como el glaucoma.

¿Cuándo se debe corregir la hipermetropía en niños?

La mayoría de los niños son hipermétropes al nacer pero esta anomalía se va corrigiendo a medida que crecen y se desarrolla el ojo hasta desaparecer en la adolescencia. Si no desaparece, y en aquellos niños con riesgo de hipermetropía elevada, es necesario realizar revisiones visuales a niños entre los 4 y 8 años. El defecto refractivo se puede compensar con uso de gafas y, más adelante, cuando exista colaboración del niño con lentes de contacto. Cuando la graduación sea estable se podrá recurrir a una cirugía refractiva. 

¿A qué edad se puede operar la hipermetropía?

Raramente está indicada antes de los 18-20 años ya que primero la graduación debe haberse estabilizado. Cuando ya no crezcan las dioptrías, lo habitual es que el paciente acuda a su oftalmólogo quien mediante un examen oftalmólogico completo realizará una adecuada valoración sobre el estado del ojo y  el grosor de la córnea para conocer cuál sería la mejor ténica a emplear. 

¿La hipermetropía puede desaparecer?

La mayoría de los niños al nacer son hipérmetropes, una situación que se va corrigiendo conforme se desarrolla nuestro sistema visual. Lo normal es que haya desaparecido antes de la adolescencia alrededor de los cinco años. Si no desaparece, la hipermetropía persistirá para siempre a no ser que se proceda a un tratamiento quirúrgico para su corrección. 

¿La hipermetropía es una discapacidad?

La hipermetropía como tal no es una discapacidad. Con la corrección óptica adecuada los pacientes ven con normalidad. 

La hipermetropía ¿Puede causar ceguera?

La hipermetropía por si sola no causa ceguera, lo que sucede es que hay casos extremos de hipermetropía secundarios  que pueden desembocar en patologías oculares tales como nanoftalmos o casos de cámaras anteriores del ojo muy estrechas que pueden originar ataques de glaucoma agudo, y por tanto,  originar pérdidas importantes de visión.