Estrabismo

¿Qué es el estrabismo?

Es la perdida de alineamiento de los ejes visuales, ya sea en todas la direcciones visuales o en alguna de ellas. Esta falta de alineación hace que ambos ojos no puedan enfocar un mismo punto simultáneamente. Cuando esto ocurre en la infancia se da un fenómeno de adaptación por el cual el cerebro selecciona la imagen de mejor calidad y desconecta la visión del otro ojo con lo que evita la visión doble que aparecería como consecuencia de no poder ver con ambos ojo exactamente la misma imagen, pero provoca el ojo vago o ambliope. Emparentados con los estrabismos tenemos otras alteraciones oculomotoras como las parálisis, las limitaciones mecánicas y el nistagmus.

Tipos de estrabismo

Según el plano en que se produzca la desviación, podemos agrupar a los estrabismos en:

  • Horizontales: el ojo se desvía hacia adentro o hacia fuera.
  • Verticales: el ojo se desvía arriba o hacia abajo con respecto al otro.

Causas del estrabismo

  • Los estrabismos en la infancia son, en su mayoría, de causa desconocida, pero pueden estar relacionados con alteraciones neurológicas (prematuridad, parálisis cerebral, hidrocefalia, trisomía 18 o síndrome de Edwards, síndrome de Down, otras), con alteraciones oculares que comprometan la visión (cataratas congénitas, retinopatía del prematuro, retinoblastoma, otras) y con alteraciones refractivas (como la hipermetropía o las anisometropías importantes ). En ocasiones son hereditarios.
  • Los estrabismos que aparecen en la edad adulta suelen ser secundarios a otras patologías, ya sean neurológicas (accidentes cerebrovasculares, traumatismos craneoencefálicos, tumores cerebrales, otros), metabólicas (diabetes e hipertiroidismo), orbitarias (fracturas, cirugía orbitaria previa, tumores, otras) u oculares (enfermedades con importante compromiso visual unilateral o bilateral).

Consecuencias del estrabismo

Depende de la edad de inicio y de las características del mismo. Todos los casos tienen en común una alteración estética mas o menos manifiesta, pero, junto a ella, se producen diferentes alteraciones visuales: pérdida de la binocularidad y estereopsis (visión en relieve), en algunos casos diplopía (visión doble) y en niños por debajo de los 8 años puede aparecer una ambliopía (ojo perezoso).

Tratamiento

El tratamiento debe ir encaminado en primer lugar a minimizar o prevenir las alteraciones visuales de la binocularidad y a rehabilitar la ambliopía con diferentes técnicas de penalización y tratamiento óptico. La alteración motora la trataremos con cirugía (o con toxina botulínica en ciertos casos seleccionados).

¿En qué casos se puede recurrir a la cirugía?

Recurriremos a la cirugía cuando el compromiso motor y visual no pueda ser controlado por medios ópticos, valorando en cada caso que se puede lograr con la cirugía: curación estética y visual (curación real), solo corrección estética, solo corrección estética parcial, mejorías funcionales (control de un torticolis o de un nistagmus).

Pero, también hay que saber cuando no debemos tratar quirúrgicamente un estrabismo. Será así cuando, por ejemplo, hay una alta probabilidad de diplopía (visón doble).

¿En qué consiste la cirugía para corregir el estrabismo?

Las técnicas quirúrgicas buscan modificar la inserción de los músculos oculomotores, su longitud, su recorrido o su potencia, adaptándolas a las características de cada caso.

PREGUNTAS FRECUENTES

¿Los niños pueden nacer ya con un estrabismo?

No es lo normal. La inestabilidad oculomotora que ocurre en los tres primeros meses de vida no es patológica, es un período en el que se está desarrollando la fijación. Pasada esa edad, cualquier desviación ocular debe ser estudiada y tratada.

¿El estrabismo se puede operar?

Sí, todos los estrabismos pueden operarse. El estrabismo en la infancia lleva asociado algunos problemas como  la falta de visión binocular (el niño no ve con los dos ojos al mismo tiempo) y el problema estético además de que puede causar un ojo vago. Estos fenómenos que se desarrollan en la infancia, no podemos recuperarlos cuando operamos a estos pacientes siendo adultos pero sí mejoramos su apariencia estética y, a veces, hasta podemos ofrecer un mayor campo de visión.  

Si me opero de estrabismo ¿ya no tendré que operarme otra vez?

Depende. Hay estrabismos que tienen mucha tendencia a volver a aparecer después de una cirugía por lo que las reintervenciones son frecuentes aunque al cabo de unos años. En los adultos con estrabismo desde la infancia, sin embargo, cuenta con la dificultad añadida de que carecen o tienen mala visión binocular, por lo que los factores que mantienen alineados los ojos después de la operación son menores, por lo que la posibilidad de pueda aparecer de nuevo un estrabismo es mayor. 

¿Ganaré visión tras la cirugía de estrabismo?

No. En este sentido, la cirugía de estrabismo difiere en la de cataratas: no entramos dentro del ojo y no tiene repercusiones sobre la visión de cada ojo por separado.

¿Cuánto tiempo tendré que estar de baja tras una cirugía de estrabismo?

Lo normal son 4-7 días con  los ojos cerrados y algunas molestias al abrirlos, por lo que lo normal es descansar. Además, aunque los puntos de la cirugía son reabsorbibles, tardan un par de semanas en desaparecer por lo que la sensación de cuerpo extraño es frecuente. Por su parte, el ojo estará rojo durante tres o cuatro semanas y tendrá que ponerse gotas al menos durante 1 mes.

¿Qué tipos de anestesia hay en la cirugía de estrabismo?

Existen dos tipos: la anestesia general y la anestesia tópica (con gotas y/o gel). La primera se reserva para los niños que no pueden cooperar correctamente en la cirugía pero en los adultos lo ideal es hacer anestesia tópica por sus menores riesgos anestésicos y la mayor garantía del resultado.

Me acaba de aparecer un estrabismo y ahora veo doble ¿es necesario operarme?

Primero hay que hacer una valoración en profundidad de su estrabismo. Los estrabismos en la edad adulta requieren un estudio médico porque puede deberse a que el paciente tenía un estrabismo desde la infancia que se ha descompensado, a una parálisis de un nervio que controla la mirada hacia un lado, un traumatismo, etc. El estudio de urgencia es esencial para descartar algunas causas graves de estrabismo.

¿Qué es el estrabismo?

Es la perdida de alineamiento de los ejes visuales, ya sea en todas la direcciones visuales o en alguna de ellas. Esta falta de alineación hace que ambos ojos no puedan enfocar un mismo punto simultáneamente. Cuando esto ocurre en la infancia se da un fenómeno de adaptación por el cual el cerebro selecciona la imagen de mejor calidad y desconecta la visión del otro ojo con lo que evita la visión doble que aparecería como consecuencia de no poder ver con ambos ojo exactamente la misma imagen, pero provoca el ojo vago o ambliope. Emparentados con los estrabismos tenemos otras alteraciones oculomotoras como las parálisis, las limitaciones mecánicas y el nistagmus.

Tipos de estrabismo

Según el plano en que se produzca la desviación, podemos agrupar a los estrabismos en:

  • Horizontales: el ojo se desvía hacia adentro o hacia fuera.
  • Verticales: el ojo se desvía arriba o hacia abajo con respecto al otro.

Causas del estrabismo

  • Los estrabismos en la infancia son, en su mayoría, de causa desconocida, pero pueden estar relacionados con alteraciones neurológicas (prematuridad, parálisis cerebral, hidrocefalia, trisomía 18 o síndrome de Edwards, síndrome de Down, otras), con alteraciones oculares que comprometan la visión (cataratas congénitas, retinopatía del prematuro, retinoblastoma, otras) y con alteraciones refractivas (como la hipermetropía o las anisometropías importantes ). En ocasiones son hereditarios.
  • Los estrabismos que aparecen en la edad adulta suelen ser secundarios a otras patologías, ya sean neurológicas (accidentes cerebrovasculares, traumatismos craneoencefálicos, tumores cerebrales, otros), metabólicas (diabetes e hipertiroidismo), orbitarias (fracturas, cirugía orbitaria previa, tumores, otras) u oculares (enfermedades con importante compromiso visual unilateral o bilateral).

Consecuencias del estrabismo

Depende de la edad de inicio y de las características del mismo. Todos los casos tienen en común una alteración estética mas o menos manifiesta, pero, junto a ella, se producen diferentes alteraciones visuales: pérdida de la binocularidad y estereopsis (visión en relieve), en algunos casos diplopía (visión doble) y en niños por debajo de los 8 años puede aparecer una ambliopía (ojo perezoso).

Tratamiento

El tratamiento debe ir encaminado en primer lugar a minimizar o prevenir las alteraciones visuales de la binocularidad y a rehabilitar la ambliopía con diferentes técnicas de penalización y tratamiento óptico. La alteración motora la trataremos con cirugía (o con toxina botulínica en ciertos casos seleccionados).

¿En qué casos se puede recurrir a la cirugía?

Recurriremos a la cirugía cuando el compromiso motor y visual no pueda ser controlado por medios ópticos, valorando en cada caso que se puede lograr con la cirugía: curación estética y visual (curación real), solo corrección estética, solo corrección estética parcial, mejorías funcionales (control de un torticolis o de un nistagmus).

Pero, también hay que saber cuando no debemos tratar quirúrgicamente un estrabismo. Será así cuando, por ejemplo, hay una alta probabilidad de diplopía (visón doble).

¿En qué consiste la cirugía para corregir el estrabismo?

Las técnicas quirúrgicas buscan modificar la inserción de los músculos oculomotores, su longitud, su recorrido o su potencia, adaptándolas a las características de cada caso.