Cataratas

¿Qué es la catarata?

La catarata es la opacificación total o parcial del cristalino (una de las dos lentes naturales que tenemos en el ojo), reduciendo progresivamente la visión. La catarata está normalmente asociada a la edad, aunque puede ser congénita, producirse por traumatismos o ver acelerada su formación en determinadas enfermedades, así como tras la ingesta de algunos medicamentos. Habitualmente la pérdida de su transparencia ocurre de manera progresiva y lenta, por lo cual, puede no apreciarse durante bastante tiempo y uno se puede acostumbrar a una agudeza visual que en realidad no es suficientemente buena.

¿Cómo sé si tengo cataratas?

Las cataratas producen una pérdida progresiva de visión tanto de lejos como de cerca, con la sensación de tener la visión empañada y con la visión de halos en tornos a las luces con molestia creciente al exponerse a condiciones de luminosidad elevada. El diagnóstico de cataratas se realiza mediante la exploración con la lámpara de hendidura tras dilatar las pupilas, visualizando el cristalino y evaluando el grado de opacidad presente.

Síntoma y diagnóstico

¿Qué riesgo tengo de padecer cataratas?

Con el paso de los años el cristalino va perdiendo transparencia y se opacifica, por lo que la edad es el principal riesgo de desarrollar cataratas. Hay enfermedades, como la diabetes, que pueden hacer que las cataratas se desarrollen a edades más tempranas.

Los siguientes son algunos de los síntomas que se pueden notar al tener una catarata. Si apreciamos alguno de ellos debemos acudir a una revisión ocular:

  • Sensación de visión borrosa que aumenta con el tiempo y que va dificultando actividades cotidianas:
  • No distingo la cara de otra persona hasta que la tengo muy cerca.
  • Me cuesta leer letras pequeñas.
  • No veo con claridad los escalones.
  • Problemas con la visión nocturna que nos dificulta la conducción.
  • Cambios frecuentes en la graduación de las gafas.
  • Podemos leer sin gafas cuando antes nos eran imprescindibles.
  • Los colores son menos vivos, más apagados.
  • Deslumbramientos en ambientes con una iluminación intensa o con las luces de los coches que nos vienen de frente.
  • Halos alrededor de las luces.
  • Incremento de la sensibilidad a la luz del sol.
  • No producen dolor, picor, enrojecimiento, visión de moscas volantes.
  • Además, puede aparecer una miopía que nunca había existido, es decir, que se vean desenfocados los objetos lejanos.

Inevitablemente, una catarata siempre avanza y no hay medicamentos, hábitos de vida o dieta que influya en su desaparición.

Cuando se produce la catarata tenemos que cambiar esa lente natural por una artificial nueva. Por tanto el tratamiento de una catarata es exclusivamente quirúrgico. El diagnóstico se hará mediante un examen ocular. Por eso es importante que ante la aparición de alguno de los síntomas comentados acudamos a nuestro oftalmólogo.

Factor de riesgo

El factor de riesgo que más influye en la aparición de una catarata es la edad. En realidad la catarata no es más que el envejecimiento del cristalino, por lo que todos tendremos una catarata si vivimos suficientes años. La mitad de la población entre 65 y 75 años tiene cataratas y por encima de los 75 años, el 75%.

Hay otros factores que favorecen la aparición de cataratas:

  • En gente más joven que consume tabaco, alcohol o suele exponerse mucho tiempo al sol.
  • Determinadas enfermedades como la diabetes, la hipertensión arterial o la miopía.
  • La ingesta de algunos medicamentos como los corticoides.
  • Los traumatismos o una cirugía intraocular previa también pueden acelerar la aparición de una catarata.

Puede ocurrir que un paciente joven tenga una catarata sin ningún motivo aparente. También podemos encontrar cataratas en niños pequeños, siendo en este caso más importante un diagnóstico precoz.

Tratamiento

¿Cómo se tratan las cataratas?

La única forma de eliminar las cataratas y recuperar la visión es mediante una intervención quirúrgica. Se realiza con anestesia local, bien con gotas anestésicas o bien con una inyección periocular en el párpado. Es un procedimiento ambulatorio que no requiere ingreso hospitalario.

El uso de los modernos láseres para la cirugía de la catarata hace que la operación sea más cómoda y precisa para el paciente. Tras vaciar el cristalino opacificado se introduce una lente intraocular que puede ser para corregir sólo la visión de lejos (lente intraocular monofocal), la visión de lejos y cerca (lente intraocular multifocal) e incluso el astigmatismo elevado (lente intraocular tórica).

Lo primero que habría que plantearse es: ¿Cuándo se debe realizar la operación de cataratas? En realidad es un procedimiento que se puede llevar a cabo en cualquier momento de su evolución, pero hay que tener en cuenta que la catarata va evolucionando continuamente. Al final la solución va a ser siempre la cirugía.

Cuanto más madura es la catarata más dificultad tiene la cirugía y mayor es el riesgo de complicaciones. Por eso, de forma general, el momento más adecuado para la cirugía de cataratas sería cuando el paciente empieza a notar dificultades para su vida cotidiana.

Tratamientos

Lo podemos hacer de dos formas diferentes:

Cirugía mediante plataforma láser de Femtosegundo

En Oftalvist fuimos pioneros en introducir el primer láser de femtosegundo a España en 2012

¿Qué es láser de femtosegundo?

Realizamos la cirugía de cataratas con un láser de femtosegundo que ha supuesto la revolución quirúrgica en este procedimiento

¿Cómo es el procedimiento?

Con el láser femtosegundo el cirujano consigue ablandar la catarata dura.

El ablandamiento del cristalino con el láser facilita enormemente la cirugía, reduce la inflamación y contribuye a acelerar la recuperación visual en el postoperatorio haciendo que la cirugía de cataratas sea más sencilla, rápida, precisa y segura que la cirugía tradicional manual.

¿Cuáles son las ventajas?

  • Máxima precisión: En la cirugía de cataratas, el cirujano debe efectuar una apertura circular para acceder al cristalino y eliminarlo.La precisión de esta incisión permite al cirujano colocar la nueva lente artificial justo en el lugar preciso, por lo que tiene que ser de forma y dimensiones perfectas. Los estudios clínicos han demostrado que cuando se efectúa con láser de femtosegundo esta apertura tiene una precisión aproximadamente diez veces mayor que la que sería posible obtener con un procedimiento manual consiguiendo de este modo, menor manipulación, menor traumatismo ocular, menor riesgo de desgarro de la cápsula posterior (principal complicación asociada a la cirugía), una arquitectura de la incisión más precisa y perfecta, así como una rápida cicatrización.
  • Tratamiento personalizado: El láser de femtosegundo le permite al cirujano diseñar un tratamiento absolutamente personalizado, adaptándose a la forma y el tamaño de cada ojo. Esto es una cirugía más reglada, con diferentes opciones de valoración y visión quirúrgica, y, por ello, con un estrés menor. En este sentido, la cirugía de cataratas se ve beneficiada por la realización de incisiones más precisas con mejor control del astigmatismo y una mejor capsulotomía favoreciendo un mayor centrado de la lente intraocular, y una disminución de la energía de ultrasonidos de hasta el 90%, lo que conlleva menos efectos secundarios y una recuperación más rápida.
  • Resultados extraordinarios: Con el láser de femtosegundo Catalys conseguimos en el paciente mejorar nuestra predicción refractiva dejando a más pacientes sin necesidad de gafas, aumentando nuestra seguridad y eficacia con menos índice de complicaciones y una recuperación precoz.

Facoemulsificación con Implante de Lente Intraocular

¿Qué es la facoemulsificación?

La facoemulsificación es una pequeña microincisión que producimos mediante un terminal de ultrasonidos con el que vamos fragmentando el núcleo de la catarata, respetando su cápsula, y aspirando los fragmentos que hemos producido.

Posteriormente introducimos una lente intraocular plegable, de un material sintético, dentro de ese saco o cápsula, con la que intentamos corregir defectos refractivos que hubieran previos a la cirugía (hipermetropía, miopía, astigmatismo, presbicia).

Como la incisión es valvulada, habitualmente no necesita puntos de sutura para cerrarla, se sella sola. La anestesia que utilizamos en la mayoría de los casos es la tópica, lo que quiere decir que sólo empleamos varias gotas de un colirio sin necesidad de pinchar ni inyectar anestésico alrededor del ojo.

¿Cuáles son las ventajas?

  • Muy poco tiempo en el quirófano. Sin dolor.
  • No es necesario pinchar anestesia ni dar puntos de sutura.
  • No necesitamos tapar el ojo al acabar la operación.
  • No necesitará ingreso ni hospitalización y unos minutos tras la cirugía se podrá ir a casa.
  • La recuperación visual es rápida y la reincorporación a su vida cotidiana será en días.
  • Necesitará pocas visitas postoperatorias, generalmente tres.
  • Podremos corregir el defecto refractivo previo que tuviera (miopía, hipermetropía, astigmatismo o presbicia), dependiendo de la lente intraocular que implantemos y reduciendo por tanto la necesidad de utilizar gafas posteriormente.
  • No necesitamos suspender la medicación de ningún paciente, lo cual es especialmente importante en pacientes anticoagulados.
  • No importa la edad o las enfermedades que tenga un paciente. Siempre podremos realizar una cirugía sin hospitalización.

¿Por qué en ninguna de las dos técnicas se pueden operar los dos ojos a la vez?

Salvo alguna necesidad poco frecuente (como pacientes de alto riesgo, con Síndrome de Down,etc), operamos primero un ojo y a la semana el otro cuando hemos comprobado que no hay ni inflamación ni infección y que los parámetros que hemos calculado son correctos.

¿Qué lente es la más adecuada para sustituir al cristalino natural del ojo tanto en el procedimiento con láser femtosegundo como con facoemulsificación?

Durante mucho tiempo, la cirugía de catarata tradicional consistía en reemplazar el cristalino afectado sin tener en cuenta la refracción del paciente. Por ese motivo los pacientes debían utilizar siempre gafas después de la cirugía para lejos, cerca o ambos.

Actualmente y gracias a la introducción de las Lentes Premium, lentes intraoculares multifocales diseñadas para conseguir eliminar la dependencia de gafas, podemos conseguir una visión correcta a todas las distancias permitiendo una buena visión de lejos, a distancia intermedia y de cerca, según las necesidades y exigencias visuales de cada paciente. La calidad de la visión tras una cirugía de catarata o vista cansada con implante de LIO, viene determinada por las características de la lente seleccionada. Tipos:

  • Lentes monofocales (solo corrigen distancia lejana).
  • Lentes multifocales: bifocales (corrigen distancia cercana y lejana).
  • Lentes multifocales: trifocales (corrigen distancia larga, media y corta).
  • Lentes tóricas (corrigen el astigmatismo).
  • Lentes multifocales: bifocales tóricas (corrigen astigmatismo).
  • Lentes multifocales: trifocales tóricas (corrigen astigmatismo).

PREGUNTAS FRECUENTES

¿La catarata puede volver a salir tras la cirugía?

No, aunque con el tiempo se puede opacificar el saco o cápsula que se deja en la cirugía para sostener la lente y la sensación del paciente es de una visión borrosa similar a la que tenía con la catarata, pero NO es otra catarata. La solución es muy sencilla, con láser, sin pasar por el quirófano y con una recuperación inmediata de la agudeza visual. Este problema no puede volver a ocurrir una segunda vez.

¿Se puede operar una catarata con láser?

Sí, la técnica láser de femtosegundo (Catalys) hoy en día ha supuesto la revolución en el procedimiento quirúrgico de la catarata ya que permite una cirugía más segura, precisa y de rápido postoperatorio.

¿Se necesitan pruebas preoperatorias?

Sí, son las siguientes:

  • Tonometría.
  • Agudeza visual y graduación de la vista.
  • Diagnóstico del segmento anterior y posterior del ojo.
  • Contaje endotelial (ambos ojos).
  • OCT de mácula (ambos ojos).
  • Estudio ocular pormenorizado (topografía corneal, aberometría, paquimetría corneal y biometría láser.

¿Cuándo puedo hacer vida normal después de una cirugía de cataratas?

Transcurridas las 48 horas.

¿Cuantos días de baja se necesitan?

La mayoría de las actividades cotidianas se pueden realizar enseguida, aunque no se deben coger grandes pesos los primeros días.

¿Qué cuidados se deben tener tras una cirugía de cataratas?

Fundamentalmente cumplir el tratamiento de gotas que nos prescriba nuestro oftalmólogo y acudir a la consulta si notamos dolor, pérdida de visión brusca o cualquier otro síntoma que no notábamos antes de la última revisión.

¿Se puede viajar en avión después de una operación de cataratas?

Tras comprobar en las primeras revisiones que el postoperatorio es normal, se puede viajar en cualquier medio de transporte.

¿Es una operación dolorosa?

En el postoperatorio inmediato se puede tener alguna molestia leve que normalmente no precisa analgésicos.

¿Cuánta tiempo dura una lente implantada en el ojo tras una cirugía de cataratas?

La lente intraocular está fabricada con un material biocompatible cuyo tiempo de degradación es muy superior al de cualquier tejido vivo, por lo que dura toda la vida.