Cirugía plástica ocular

¿Qué es la cirugía plástica ocular?

El ojo está protegido por los párpados y el sistema lacrimal y, en ocasiones, estas estructuras sufren alteraciones que requieren de medicación o tratamiento quirúrgico.

La cirugía oculoplástica resuelve la mayoría de patologías de estos órganos que, además de afectar a la visión, pueden afectar a la estética. En Oftalvist nuestros oftalmólogos especialistas en cirugía oculoplástica tienen una amplia experiencia en el diagnóstico y tratamiento de estas patologías.

Enfermedades frecuentes

Las enfermedades más frecuentes que afectan a los párpados son:

  • ECTROPION:
 el borde del párpado, habitualmente el inferior, está girado hacia fuera, de tal forma que se puede producir lagrimeo, conjuntivitis, ojo seco, etc. Se asocia a la laxitud de los tejidos, por lo que la técnica quirúrgica está encaminada a acortar el párpado inferior.

  • ENTROPION: 
en este caso el borde del párpado, habitualmente el inferior, está girado hacia dentro, produciéndose roce de pestañas y molestias que pueden llegar a ser importantes, lagrimeo abundante, fotofobia.
  • PTOSIS PALPEBRAL:
 es como llamamos a la caída del párpado superior que puede afectar tanto a niños como a personas adultas, pudiendo provocar una alteración tanto estética como funcional, interfiriendo con la visión si llega a tapar la pupila. La técnica quirúrgica más empleada persigue acortar el músculo elevador del párpado cuya disfunción es la responsable de la ptosis.
  • ALTERACIONES ESTÉTICAS:
los problemas estéticos palpebrales provocados por procesos como la blefarocalasia o piel caída de los párpados, las bolsas palpebrales, los excesos de piel, las cicatrices antiestéticas o la caída de las cejas entre otras, son alteraciones que pueden ser corregidos quirúrgicamente.
  • EL ENVEJECIMIENTO PROGRESIVO 
y cierta predisposición personal pueden favorecer la aparición de bolsas en los párpados superior e inferior. La cirugía consiste en eliminar el exceso de grasa y piel acumulados en los párpados, personalizando el tratamiento para cada paciente mediante una técnica que llamamos blefaroplastia. 
  • TUMORES PALPEBRALES:
 los tumores de los párpados son muy comunes y aparecen como irregularidades o bultos. Normalmente son benignos pero en ocasiones pueden ser malignos por lo que conviene hacer un seguimiento de estas lesiones. Si encontramos un cambio en su forma, color, tamaño, notamos que sangran o que escuecen debemos acudir al oftalmólogo. Lo adecuado en estos casos es extirparlos y realizar un estudio anatomopatológico de la lesión.
  •  PEQUEÑAS LESIONES PALPEBRALES:
 con bastante frecuencia aparecen en los párpados pequeñas lesiones que en ocasiones son susceptibles de solucionar con tratamientos médicos, pero en otras debemos recurrir a pequeñas intervenciones quirúrgicas. Entre ellas están los orzuelos, chalación, xantelasmas, verrugas, papilomas.
  • HERIDAS PALPEBRALES: 
las heridas de los párpados recientes o antiguas (cicatrices) deben ser reparadas quirúrgicamente para evitar defectos estéticos o de motilidad de los párpados.

Prótesis ocular

Aunque es posible llevar a cabo una vida normal con la visión de un sólo ojo, la pérdida del globo ocular a causa de alguna grave situación supone importantes consecuencias sociales, psicológicas y estéticas.  Por eso, conseguir una buena reconstrucción plástica del ojo ayudará a mejorar la calidad de vida del paciente.

Actualmente existen dos opciones: tapar el ojo o colorar una prótesis ocular. En el segundo caso, la cirugía reconstructiva de la cavidad orbitaria y la adaptación de prótesis oculares consiguen una recuperación estética con muy buenos resultados en la mayoría de los casos.

En primer lugar, al paciente que acuda a consulta se le deberá realizar un exhaustivo examen oftalmológico para valorar adecuadamente en qué estado se encuentran las estructuras orbitarias y los párpados para decidir posteriormente la técnica reconstructiva a emplear en cada caso, personalizando así su tratamiento.

La técnica quirúrgica a emplear dependerá de cada paciente en particular:

1. Evisceración o Enucleación (vaciar el globo ocular).

2. Injertos dermo-grasos.

3. Reconstrucción de fondos de saco.

Para la realización de la prótesis se tomara un molde de la cavidad de cada paciente, lo cual implica que cada prótesis es única y sólo se puede adaptar en dicho paciente, se hace un estudio de cada paciente y si se considera oportuno se hacen pruebas epicutáneas de alergias a materiales.

  • Hecho esto, se trabaja directamente con el paciente para adaptar el patrón de cera con el que se realizará la prótesis definitiva y se pinta y maquilla tanto el iris como la esclera con el paciente delante para tomar todos los detalles como color de iris, colores vistos en la esclera, venas y rasgos característicos.
  • Para la realización de dicha prótesis se necesitan varias sesiones con el paciente y horas de trabajo en el laboratorio con el resultado de una prótesis intransferible, perfectamente adaptada, única y exclusiva para cada paciente ya que no se utilizan moldes de escleras prefabricadas ni iris prefabricados.