Cirugía de Pterigion

¿Qué es el pterigion?

Entre las patologías oculares más frecuentes y conocidas encontramos el pterigion y su variante menor, la pinguécula. La gran mayoría de las veces lo vemos en la parte interna del ojo, en el lado de la nariz. Crece desde la parte exterior de la córnea hacia el centro y pueden causar irritación y alteración en la visión. Cuando invade la zona pupilar se requiere tratamiento quirúrgico.

¿Por qué aparece el pterigion?

El pterigion se produce por una lesión benigna pinguécula, es decir, una degeneración del tejido conjuntival que se encuentra en el lado izquierdo o derecho de la córnea causado habitualmente por una exposición solar prolongada o por sequedad. Por tanto, las personas con profesiones al aire libre son más propensas a estar afectadas.

Síntomas del pterigion

Normalmente los pacientes acuden a consulta porque presentan “una tela blanca en el ojo”. Esto es lo que llamamos el pterigion o pinguécula. La pinguécula es una placa como de grasa balnquecina o amarillenta que en ocasiones se abulta o se irrita. Por su parte, el pterigion es más severo ya que crece hacia la córnea con mayor tendencia a inflamarse. Puede afectar a la visión causando principalmente astigmatismo o progresar hasta llegar a la zona central.

Tratamiento del pterigion

La cirugía de pterigion es frecuente y se realiza con un autoinjerto conjuntival:

  • En primer lugar se coloca un injerto de conjuntiva propio del paciente en el defecto conjuntival que queda tras extirpar el pterigion.
  • Posteriormente se colocan suturas absorbibles o se utilizaran adhesivos tisulares (pegamentos biológicos) para evitar el uso de suturas.

Esta cirugía es ambulatorio, indolora y se realiza bajo anestesia local. En el caso del tratamiento de la pinguécula se pueden prescribir antiinflamatorios y lubricantes y raramente será objeto de extirpación, solo por cuestiones de estética o si se inflama. 

Preguntas frecuentes

¿El pterigion puede volver a aparecer?

Existe la posibilidad de que el pterigion vuelva a aparecer en un 10% de probabilidades si estuvo muy evolucionado. Cuando el pterigion no invade el eje visual, las posibilidades quirúrgicas de éxito inmediato son muy elevadas.

¿Cómo es el postoperatorio?

Tras la cirugía se coloca un parche que no se puede quitar el paciente hasta las 24 horas siguientes de la intervención. El ojo probablemente estará rojo durante las primeras semanas hasta la recuperación completa.

¿Se puede prevenir el pterigion?

El pterigion es frecuente en países tropicales, pero sobre todo en zonas de montaña ya que se relaciona principalmente con una sobre exposición de rayos UV de forma continuada.  Si se dan estas condiciones, las gafas de sol y los sombreros pueden ayudar a prevenir su aparición.

¿Existen complicaciones en la cirugía de pterigion?

Como cualquier cirugía, no está exenta de complicaciones como por ejemplo: riesgo mínimo de infección, pérdida de trasparencia de la zona intervenida, o un adelgazamiento de la córnea. Además, existe la posibilidad de que, aunque sea pequeño el porcentaje, el pterigion reaparezca. No obstante si se coge a tiempo y no llega a invadir el eje visual, las posibilidades de éxito inmediato de la intervención son mayores.