Prótesis ocular

¿Qué es una prótesis ocular?

Las prótesis oculares son un reemplazo estético del ojo por falta del mismo de forma parcial o total. Aunque es posible llevar a cabo una vida normal con la visión de un sólo ojo, la pérdida del globo ocular a causa de alguna grave situación supone importantes consecuencias sociales, psicológicas y estéticas.

Por eso, conseguir una buena reconstrucción plástica del ojo con una prótesis ocular ayudará a mejorar la calidad de vida del paciente.

Actualmente existen dos opciones: tapar el ojo o colorar una prótesis ocular. En el segundo caso, la cirugía oculoplástica reconstructiva de la cavidad orbitaria y la adaptación de prótesis oculares consiguen una recuperación estética con muy buenos resultados en la mayoría de los casos.

En primer lugar, al paciente que acuda a consulta se le deberá realizar un exhaustivo examen oftalmológico para valorar adecuadamente en qué estado se encuentran las estructuras orbitarias y los párpados para decidir posteriormente la técnica reconstructiva a emplear en cada caso, personalizando así su tratamiento.

Tipos de prótesis oculares

Prótesis ocular doble o simple

Este tipo de prótesis se realiza a partir de un iris pintado a mano y se realiza principalmente en los tratamientos quirúrgicos de enucleación. El espesor de esta prótesis dependerá de la profundad de la cavidad orbitaria. 

Cascarillas cosméticas o conchas esclerales

Este tipo de prótesis se diferencian de las prótesis simples en que su espesor es más delgado y se pintan sobre el mismo material. El especialista puede indicar su colocación en pacientes que aún conserven su ojo, aunque esté retraído o cuando una lente de contacto no tenga posibilidad de adaptación. 

Conformadores

Este tipo de prótesis, blancas o transparentes, sirven para conformar la cavidad hasta que se coloque la pieza definitiva.  

Tratamiento quirúrgico de prótesis ocular

La técnica quirúrgica a emplear dependerá de cada paciente en particular:  

Evisceración o Enucleación 

Consiste en vaciar por completo el globo ocular, es decir, la extracción completa del mismo, incluidos los músculos extraoculares seccionados. Durante la cirugía, el oftalmólogo especialista adapta el implante a los músculos extraoculares para ayudar a trasmitir el movimiento a la prótesis ocular. La evisceración consiste en la extracción del contenido del ojo conservando la esclera y la musculación extrínseca del ojo. 

Injertos dermo-grasos

Este tipo de tratamiento quirúrgico está indicado en alteraciones de los implantes orbitarios, deformidades del surco superior, contracción del socket o como técnica combinada coincidiendo con la enucleación. 

Reconstrucción de fondos de saco

Este procedimiento quirúrgico que se realiza de forma ambulatoria consiste en reconstruir la parte interna del párpado (fondos de saco). Se consigue un adecuado movimiento del globo ocular y cierre de párpados. Se indica en pacientes con cavidad anoftálmica. 

Es un procedimiento quirúrgico que consiste en reconstruir la parte interna del párpado (fondos de saco). Estos últimos, deben tener una profundidad mínima para permitir:

Adaptación de prótesis oculares

Para la realización de la prótesis ocular se tomará un molde de la cavidad de cada paciente, lo cual implica que cada prótesis es única y sólo se puede adaptar en dicho paciente. Para ello, se hace un estudio de cada paciente y si se considera oportuno se hacen pruebas epicutáneas de alergias a materiales.

Hecho esto, se trabaja directamente con el paciente para adaptar el patrón de cera con el que se realizará la prótesis ocular definitiva y se pinta y maquilla tanto el iris como la esclera con el paciente delante para tomar todos los detalles como colores vistos en la esclera, venas y rasgos característicos.

Para la realización de dicha prótesis se necesitan varias sesiones con el paciente y horas de trabajo en el laboratorio con el resultado de una prótesis intransferible, perfectamente adaptada, única y exclusiva para cada paciente ya que no se utilizan moldes de escleras prefabricadas ni iris prefabricados.

Cuidado y limpieza de la prótesis ocular

Tras el implante de una prótesis ocular algunas de las recomendaciones que los pacientes deben seguir para su cuidado y limpieza son las siguientes: 

  • No se debe quitar la prótesis durante varios días seguidos debido a la dificultad que puede presentarse el volver a colocarla. 
  • Se recomiendan líquidos para lentes de contacto flexibles o de gas permeable para la limpieza de la prótesis. 
  • Si el oftalmólogo especialista lo aconseja, deberá retirarse a diario la prótesis para la limpieza de la cavidad del ojo. Dependerá de si la cavidad del paciente es más o menos sensible ya que el retirar la prótesis a diario puede ocasionar molestias. 
  • Podría aparecer un tipo de secreción similar al de una legaña en cuadros de gripes o resfriados que deben limpiarse con rigurosidad siguiendo las indicaciones de un profesional. 

Preguntas frecuentes

¿Con qué frecuencia debo limpiar mi prótesis ocular?

Lo normal es que una prótesis ocular dure aproximadamente 10 años, aunque es frecuente que muchas personas necesiten un reemplazo tras los cinco años de su colocación debido al asentamiento de tejido blando en la cuenca del ojo.

¿La prótesis ocular se mueve con el ojo natural?

El oftalmólogo especialista procurará transferir la mayor cantidad de movimientos posibles a su prótesis. No obstante, ese movimiento dependerá de su condición preoperatoria y post-operatoria.

¿Debo quitarme la prótesis?

No se aconseja quitarse la prótesis a diario. Aunque sí se puede extraer para limpiarla cada cierto tiempo. Para la limpieza de la prótesis debe seguir el procedimiento recomendado por su oftalmólogo.

¿Podré hacer deporte si llevo una prótesis ocular?

Realizar cualquier actividad deportiva no es incompatible con el uso de una prótesis. Sí se aconseja uso de anteojos de seguridad específicos, sobre todo para la natación.