Prótesis ocular

Prótesis ocular ¿Qué es?

Aunque es posible llevar a cabo una vida normal con la visión de un sólo ojo, la pérdida del globo ocular a causa de alguna grave situación supone importantes consecuencias sociales, psicológicas y estéticas. Por eso, conseguir una buena reconstrucción plástica del ojo ayudará a mejorar la calidad de vida del paciente.

Actualmente existen dos opciones: tapar el ojo o colorar una prótesis ocular. En el segundo caso, la cirugía reconstructiva de la cavidad orbitaria y la adaptación de prótesis oculares consiguen una recuperación estética con muy buenos resultados en la mayoría de los casos.

En primer lugar, al paciente que acuda a consulta se le deberá realizar un exhaustivo examen oftalmológico para valorar adecuadamente en qué estado se encuentran las estructuras orbitarias y los párpados para decidir posteriormente la técnica reconstructiva a emplear en cada caso, personalizando así su tratamiento.

Tratamiento quirúrgico: prótesis ocular

La técnica quirúrgica a emplear dependerá de cada paciente en particular:

  • Evisceración o Enucleación (vaciar el globo ocular).
  • Injertos dermo-grasos.
  • Reconstrucción de fondos de saco.

Para la realización de la prótesis se tomará un molde de la cavidad de cada paciente, lo cual implica que cada prótesis es única y sólo se puede adaptar en dicho paciente, se hace un estudio de cada paciente y si se considera oportuno se hacen pruebas epicutáneas de alergias a materiales.

Hecho esto, se trabaja directamente con el paciente para adaptar el patrón de cera con el que se realizará la prótesis definitiva y se pinta y maquilla tanto el iris como la esclera con el paciente delante para tomar todos los detalles como color de iris, colores vistos en la esclera, venas y rasgos característicos.

Para la realización de dicha prótesis se necesitan varias sesiones con el paciente y horas de trabajo en el laboratorio con el resultado de una prótesis intransferible, perfectamente adaptada, única y exclusiva para cada paciente ya que no se utilizan moldes de escleras prefabricadas ni iris prefabricados.

Preguntas frecuentes

¿Con qué frecuencia debo limpiar mi prótesis ocular?

Lo normal es que una prótesis ocular dure aproximadamente 10 años, aunque es frecuente que muchas personas necesiten un reemplazo tras los cinco años de su colocación debido al asentamiento de tejido blando en la cuenca del ojo.

¿La prótesis ocular se mueve con el ojo natural?

El oftalmólogo especialista procurará transferir la mayor cantidad de movimientos posibles a su prótesis. No obstante, ese movimiento dependerá de su condición preoperatoria y post-operatoria.

¿Debo quitarme la prótesis?

No se aconseja quitarse la prótesis a diario. Aunque sí se puede extraer para limpiarla cada cierto tiempo. Para la limpieza de la prótesis debe seguir el procedimiento recomendado por su oftalmólogo.

¿Podré hacer deporte si llevo una prótesis ocular?

Realizar cualquier actividad deportiva no es incompatible con el uso de una prótesis. Sí se aconseja uso de anteojos de seguridad específicos, sobre todo para la natación.