Cirugía vítreo-retiniana mínimamente invasiva

Qué es la Vitrectomía 

La vitrectomía consiste en una cirugía de pequeña incisión, mínimamente invasiva a nivel del vítreo, usando material especialmente desarrollado para dicha técnica.

Se puede realizar frecuentemente de forma ambulante y con anestesia local, actualmente con buenos resultados en muchos de los casos.

Principalmente se realiza cuando existen las siguientes patologías oculares:

  • Retinopatía diabética.
  • Desprendimiento de retina.
  • Enfermedades de la mácula.
  • Enfermedades visuales asociadas a la alta miopía.
  • Inflamaciones del ojo.
  • En algunos casos de uveítis para tratar enfermedades derivadas de esta patología ocular.

Procedimiento

Esta cirugía, que se realiza con anestesia ambulatoria, se lleva a cabo con instrumentos muy finos que se introducen en el globo ocular a través de incisiones muy pequeñas en la pared externa o esclera:

  • Una luz de fibra óptica para iluminar la retina.
  • Una cánula de irrigación  para mantener la presión intraocular.
  • Un instrumento que corta y extrae el gel vítreo.

En función de la patología que se va a tratar al paciente se le puede introducir en el ojo líquido parecido al que rellena la parte anterior del ojo, gas o aceite de silicona. En el caso de que se introduzca gas el paciente deberá mantener una postura estrictamente boca abajo o de costado días después de la cirugía para mantener pegada la retina mientras cicatriza, además la visión, tarda en recuperarse algunos días o semanas (se recomienda no viajar en avión).

Por su parte, el aceite de silicona no se reabsorbe por lo que deberá de realizarse una segunda cirugía (sí se puede viajar en avión). Además, durante la intervención de vitrectomía, se pueden realizar otros procedimientos paralelos como una cirugía de cataratas, el implante de una lente intraocular o un trasplante de córnea.

Una vez finalizada la cirugía, durante el post-operatorio, el oftalmólogo precisará de varias consultas de seguimiento al menos durante un mes