inflamación en la córnea


Inicio    Enfermedades oculares    Inflamación de la córnea: ¿Qué lo causa y cómo se trata?



Enfermedades oculares


   26/06/2019


Inflamación de la córnea: ¿Qué lo causa y cómo se trata?





 La inflamación de la córnea, también conocida como queratitis, es una alteración que provoca que los ojos sufran enrojecimiento, irritación y aumento de la sensibilidad.

 

Cuando afecta solo a la parte externa de la córnea, llamada epitelio, recibe el nombre de queratitis superficial, es la más común y no suele dejar secuelas. Cuando afecta a capas más profundas se llama queratitis ulcerativa. Ésta es menos habitual y puede ser muy grave. Cuando este tipo de queratitis deja una cicatriz en la córnea, se ve gravemente afectada la visión.

 

Causas de la inflamación de la córnea

 

La queratitis puede originarse por diversas causas, entre ellas:

 

  • Lesiones oculares: cuando un objeto penetra o o raya la córnea produce una lesión que puede causar una queratitis sin infección. Esta inflamación puede transformarse en infecciosa si las bacterias o los hongos entran en contacto con la córnea a través de la zona lesionada.
  • Sequedad en los ojos: la córnea puede verse afectada por la falta de hidratación en el ojo. Esta sequedad ocular puede causar inflamación en la parte externa de la córnea.
  • Bacterias, hongos y parásitos: estos pueden acumularse en la superficie de las lentes de contacto o en el estuche donde se guardan. Cuando la córnea entra en contacto con la lente, puede contaminarse y aparecer una queratitis infecciosa.
  • Virus: el virus del herpes y la chlamydia, también pueden ser causantes de la inflamación de la córnea.
  • Agua contaminada: el agua de piscinas y jacuzzis contiene diversos químicos que pueden irritar la córnea, ocasionando la llamada queratitis química. Es una afección que generalmente tiene una corta duración, entre unos minutos y unas horas.

 

En el agua también pueden encontrarse bacterias, hongos y parásitos. Especialmente están presentes en el agua del mar, en lagos y jacuzzis, que puede entrar en los ojos durante el baño y causar una queratitis.

 

No es común que una córnea sana se infecte a causa de estos microorganismos. Cuando se ha sufrido previamente alguna rotura del epitelio de la córnea, por ejemplo, debido al uso prolongado de lentillas, es más vulnerable a las infecciones y se puede producir una úlcera corneal. 

 

Síntomas de la inflamación de la córnea

 

Los síntomas que manifiesta la inflamación de córnea o queratitis son los siguientes:

 

  • Ojos enrojecidos.
  • Dolor en los ojos.
  • Exceso de lágrimas y otras secreciones oculares.
  • El dolor y la irritación de los ojos producen dificultad para abrir los párpados.
  • Visión borrosa.
  • Sensibilidad a la luz.
  • Sensación de tener algo dentro dentro del ojo.

 

Tratamiento de la inflamación de la córnea

 

Los tratamientos son diferentes dependiendo de si se trata de una queratitis infecciosa o no infecciosa y de su causa:

 

Tratamiento para queratitis no infecciosa

 

El tratamiento de la inflamación no infecciosa de la córnea es diferente en función de la causa que origina el problema.

 

Si la inflamación se manifiesta por rascarse los ojos o por el uso prolongado de lentes de contacto, es posible que no sea necesario un tratamiento.

 

Si el paciente presenta mucho lagrimeo y dolor, puede indicarse algún tratamiento tópico con lubricantes oculares.

 

Tratamiento para la queratitis infecciosa

 

El tratamiento de la queratitis infecciosa también dependerá de la causa del problema. Cuando se trata de una queratitis bacteriana leve, el paciente probablemente sólo necesitará antibióticos en gotas para el tratamiento de la infección. Si se trata de un caso de queratitis bacteriana, de moderada a intensa, se recetan normalmente antibióticos orales.

 

Cuando la inflamación de la córnea es causada por hongos (queratitis fúngica), serán necesarias gotas oculares y medicamentos antifúngicos orales.

 

Si se trata de una queratitis causada por un virus, las gotas oculares y los medicamentos antivirales orales pueden ser de gran ayuda para solucionar el problema. Sin embargo la queratitis viral puede reaparecer, ya que en algunos casos estos medicamentos no eliminan el virus totalmente.

 

Si la inflamación de la córnea es causada por los parásitos Acanthamoebapuede ser más difícil de tratar de tratar. Los antibióticos en gotas pueden ser eficaces, pero algunos casos las infecciones por Acanthamoeba son resistentes a los tratamientos con fármacos.

 

Si manifiestas los síntomas de inflamación de la córnea y estos no remiten en unas horas, debes acudir al oftalmólogo para un diagnóstico especializado. Este determinará el tipo de queratitis que padeces. Además indicará el tratamiento adecuado y realizará un seguimiento de la evolución del problema.

 

Artículo elaborado por Más que médicos

 



¿Te ha parecido interesante esta entrada? ¡Puntúala!

     

  (Votos: 0 - Promedio: 0.0)



córnea  ojo seco  lentillas  



Suscríbete a la Newsletter


¿Quieres conocer lo último en las técnicas más avanzadas y consejos para el cuidado de tus ojos?


Información RGPD




Adiós gafas y lentillas